En estos días se está pasando por algunos canales de cable una serie de publicidades sobre Perú, que buscan construir una marca-país a partir del slogan “Perú. País de los Inkas”. Este recorte es interesante; en primer lugar, porque privilegia una zona de ese país, que es justamente la que más turismo recibe. De los tres spots que pude ver, dos son en la sierra -Puno y Cusco / Machu Picchu- y uno en la selva -y ese apenas lo vi una sola vez, ni siquiera recuerdo bien de que se trataba. Me pregunto si esta decisión ligada al tema de la marca-país es del todo acertada, aún cuando supongo que deben haber hecho un buen estudio de marcado antes de lanzar estos spots. ¿No habría que poner más énfasis en otras regiones del Perú que tienen gran potencial turístico? Pienso en Trujillo, con Chan Chan y las diferentes huacas que hay en la zona; en Kuélap; Lambayeque, con la tumba del señor de Sipán; Iquitos; Pucallpa; Máncora; Nasca; entre otros destinos. Sé que algunos dirán: ¿pero esos destinos no son conocidos? La verdad es que al menos aquí, en Argentina, sólo quienes hemos viajado por esas zonas tenemos alguna idea de lo interesante del norte del Perú. El problema es: ¿el slogan “País de los Inkas” es lo suficientemente amplio como para abarcar zonas y destinos que más asociamos a otras culturas precolombinas como los chimúes, mochicas, o la cultura de Nasca-Paracas? Está claro que la mayor parte de los turistas que piensa en Perú lo asocia con Cusco y Machu Picchu. Ahora bien: ¿es necesario hacer publicidad para reforzar esa imagen? ¿O más bien deberíamos apostar a diversificar la oferta y dejar que el turismo en Perú dependa tanto de Cusco?

Por cierto, los spots se están viendo mucho en el canal de cable National Geographic. Si lo están pasando en alguno más, avisen.

Anuncios