Como sabrán, desde hace dos días los subtes de New York están completamente paralizados. Por esas cuestiones de asimetría informativa global, lo que es una noticia local muy relevante, se convierte en tema internacional. De más está decir que paros en los metros de Buenos Aires o México lejos estarían de obtener semejante difusión internacional. Pero bien, más allá de esto, es interesante ver como algunos medios, como ABC News, ya se han concentrado en explorar las consecuencias que este paro tendrá sobre el turismo. La ciudad recibe 40 millones de visitantes al año, y genera negocios relacionados por 24 mil millones de dólares. Y la huelga está afectando a los hoteles que están más lejos del centro de la ciudad, y también está provocando algunas cancelaciones de viajes. Seguramente, en este momento miles de turistas están caminando de aquí para allá, bastante malhumorados, y soportando el frío clima del comienzo del invierno.

Obviamente, un paro en el subterráneo es capaz de provocar mucho mal humor en las grandes ciudades -lo he vivido un par de veces con los paros en Buenos Aires; la gente no se pone muy feliz precisamente por tener que tomar buses repletos de pasajeros. Pero el brutal lenguaje antisindical que se está viendo en algunos medios estadounidenses es un verdadero signo de los tiempos. El titular del sensacionalista The New York Post lo dice todo: “You Rats”, en referencia, desde ya, a los trabajadores en huelga. Nuevamente, con este tipo de problemas vuelve a surgir regulación sobre el derecho a medidas de fuerza en el transporte público, y como proteger los derechos a los pasajeros sin violar la capacidad de los trabajadores de pedir mejores sueldos. Lo más probable es que en los próximos días tengamos un discurso cada vez más duro -si es que la huelga no se levanta muy rápidamente- en contra de la medida. No sé ustedes, pero en algunas de las notas que he leído, se percibe algo así como “estas cosas no deberían pasar en New York”. O sea, “esta es una ciudad especial y aquí no hay huelgas”. En el resto del mundo parece que sí puede haberlas :P.

The New York Times está cubriendo con una sección especial el tema, con mucho foco en el tema de cómo viajar. The New York Post por su parte distribuye mapas en PDF para moverse por la ciudad.

Anuncios