Sé que a mis lectores argentinos este dato lejos estará de sorprenderlos: con la llegada del verano, ya hubo un incremento promedio del 20% en los pasajes de micros. Por un lado, más de uno justificará esto por el aumento de la demanda. O sea, si muchos quieren viajar, los espacios limitados en micros tenderán a hacerse más caros. Por ejemplo, un bus semicama de Buenos Aires a Córdoba pasó de 50 a 60 pesos. Lo interesante es ver la escasa competencia de precios que hay entre las empresas locales; si los pasajes suben, lo hace en todas al mismo tiempo. Con lo que parece que aquello de “oferta y demanda” funciona sólo de manera bastante limitada.

Por cierto, me pregunto: ¿este aumento de los costos de los pasajes de micros en temporada alta se da de la misma manera en todos lados? Por lo que vi, en ciertos países como Perú pasan cosas similares a Argentina en el tema precios en esta época del año. ¿Pero cómo funcionan estas cosas en otros destinos de América Latina, de América del Norte, de España? Desde ya, pueden dejar sus experiencias y opiniones en los comentarios.

Actualización: igual, para esta Navidad ya no quedan pasajes para casi ningún destino importante de Argentina.

Anuncios