Fotografíese jugando al ajedrez con el Che en la cueva de Sierra Maestra y en un nido de ametralladoras con guerrilleros.

¿Es esto una propuesta turística? Sí; es la que hace, para atraer visitantes, el bar “La Cueva del Che”, localizado en Alta Gracia, Córdoba. Guevara vivió durante los años de su infancia y adolescencia, ya que por su asma la familia se había trasladado allí, por ser el clima más seco que el de Buenos Aires. En la casa que ocupó junto a su familia hoy se alza el Museo Casa Ernesto “Che” Guevara, otro emprendimiento que cuenta con apoyo oficial por parte de las autoridades de Alta Gracia.

Che tourism

El hecho de que Ernesto Guevara haya vivido buena parte de su vida en Alta Gracia es, claro, una excelente oportunidad para un mercado como el turístico, que siempre está buscando la diferencia a la hora de construir la relevancia de un destino. Ahora bien: ¿cualquier estrategia es válida? ¿Cuál es el sentido de “espectacularizar” la visita a un bar y usar de esa manera la figura del Che Guevara? ¿Acaso de otra manera consideran que la visita no resulta demasiado atractiva? Recuerdo que cuando estuve en Los ?ngeles, estuve en un museo de cera donde uno podía sacarse fotos con el Capitán Kirk, pero eso es puro espectáculo. ¿Podemos hacer lo mismo con una propuesta política? Estrictamente hablando, desde ya se puede, pero también es posible cuestionar esas propuestas.

El bar “La cueva del Che” se encuentra en Chile 154, Alta Gracia, Córdoba. El Museo Casa de Ernesto “Che” se encuentra en Avellaneda 501, en la misma ciudad. Más detalles de éste último sitio se pueden ver en la página Web de Alta Gracia. Si alguien visitó cualquiera de estos lugares, desde ya puede dejar sus aportes en los comentarios. Por cierto, el folleto de “La Cueva del Che” era distribuido por el stand de Alta Gracia en la Feria Internacional de Turismo que se hizo hace dos fines de semana en Buenos Aires.

Anuncios