imagen general de la FIT

Ya lo saben: el marketing turístico suele vender destinos a partir de remarcar algún tipo de atributo fácilmente identificable. Buenos Aires es tango, Brasil es samba, etc. Alguno dirá que tal tipo de promoción empobrece los destinos y elimina la diversidad de muchos lugares. Pero los actores del campo turístico podrán defenderse. Dirán que “de alguna forma hay que promocionar el destino” y eso implica definir una serie de valores a ser comunicados. Y mucho de esto se podía ver en la Feria Internacional de Turismo (FIT) que se realizó este fin de semana en Buenos Aires: bailarines de tango en el stand de Buenos Aires, de salsa en el de Cuba, de samba en la zona de Brasil… Pero salgamos un poco del “esencialismo turístico” (esa ficción por la cual las naciones tienen “formas de ser típicas”). Vayamos a un punto de vista más práctico: ¿cuánta utilidad tiene para el público concurrir a este tipo de eventos?

En primer lugar, hay que recordar que el primer interés de la FIT es relacionar a los actores del campo turístico para permitirles cerrar negocios. En segundo lugar, está el público usuario. ¿Y que había para ellos? Una fuerte presencia de las provincias argentinas, incluso de aquellas que tradicionalmente no habían apostado fuerte al turismo en el pasado, y de Brasil y Uruguay. Ante todo, se reparten una verdadera enormidad de folletos, y se puede ver a la gente cargando enormes bolsas llenas de todo tipo de papeles. En particular, mi afición por los mapas me llevó a buscarlos por todos lados, y encontré interesantes regalos en los stands de Bolivia, Perú, Paraguay, provincia de Buenos Aires y algunos lados más que ahora no recuerdo. Para quienes querían visitar un destino determinado, hay en muchos casos una buena estructura informativa montada, que incluye costos de hoteles en las diferentes zonas, o al menos algún teléfono o e-mail de contacto. El único problema es que la feria se hace un poco tarde, casi a fines de noviembre, y para esta altura la mayor parte de la gente que se va a ir de vacaciones ya tiene decidido el destino. Pero no deja ser un trabajo que puede dar sus frutos el año que viene, cuando los turistas deban decidir donde ir. Por cierto: también había stands de Estados Unidos, Europa y Asia.

olluquitos

Aún tengo una verdadera montaña de mapas, folletos y diversas publicaciones plácidamente embolsadas, y debería sentarme a mirar un poco que cosas vale la pena conservar. Ver una gran cantidad de destinos concentrados en un sólo lugar, además, nos permite observar las apuestas que están haciendo los diferentes actores del mercado del turismo. Con un dólar bastante más caro que en el resto de la región, para muchos argentinos sigue siendo bastante caro salir al exterior. Por ello, existe aún una interesante posibilidad de las provincias argentinas de captar viajeros internos. Todo parece indicar que este verano será muy movido, con una enorme cantidad de personas trasladándose por el territorio argentino, tanto turistas locales como extranjeros.

Ahora: ¿vale la pena ir? Seguramente la mayor parte de los folletos tiene poco valor, pero hay una cierta cantidad de información que realmente les será muy útil. Por ejemplo, podrán conseguir mapas y muchas referencias sobre hoteles y alojamientos en ciertos destinos. Lo cual no deja de ser buena información para guardar y usar en el momento en el que decidamos visitar ciertos destinos.

Anuncios