En la edición de ayer, la revista argentina Noticias incluyo de “regalo” un suplemento especial sobre las próximas vacaciones aquí en el sur del mundo, con especial énfasis en las playas y el mar. ¿Qué tal el resultado? Mayoritariamente paupérrimo, muy a tono con el flojísimo nivel del periodismo de turismo en Argentina.

Arranquemos por la primera nota: Porto de Galinhas, en el nordeste brasileño. Muchos adjetivos calificativos positivos, pero nada de información que realmente le importe al lector. Léase: no hay valores de pasajes de avión, ni de hoteles, ni de excursiones extra. Yo puedo entender que por marketing no pueda ser atractivo escribir para un público más interesado en gastar poco, pero, ¿cuesta tanto incluir un recuadro con costos? Hasta el suplemento de viajes de Clarín, al que le hemos pegado más de un palo aquí, lo hace hace tiempo. La única información extra es un pequeño recuadro con la dirección de la embajada de Brasil en Buenos Aires y dos agencias de turismo. ¿Por qué el lector debe ir a ampliar la información? ¿No podía ofrecer algo más la nota?

Segunda nota: Punta del Este. Aquí levantamos un poco: hay mucha info sobre los impresionantes costos de alquilar en ese playa muy conocida de Uruguay -puede ir de 3 mil a 28 mil dólares el más exclusivo, por todo enero. Se entiende que no se ponga data sobre otros costos; difícilmente alguien que quiera ir a Punta del Este andará pensando como ahorrar.

Nota tres: Mar del Plata. Aquí si tenemos un tipo de público que está interesado en costos -y muy interesado, diría. Excepto precios de alquileres y hoteles como referencia, después no hay nada. Absolutamente decepcionante. ¿Por qué alguien se tomaría el interés de leer este tipo de notas, más allá del interés más profesional, como me puede pasar a mí? ¿Es tan complicado dar precios de hoteles divididos por categorías, de vuelos, de micros, de trenes, de restaurantes? Nadie pide demasiado: sólo que hagan el trabajo de periodista a fondo, que le den mayor información al lector. Seguramente si vive en Argentina, ya tiene formada su opinión sobre MDP, y lo quiere es información precisa.

Hay varias notas muy breves sobre algunos destinos en las provincias argentinas, como Santa Fe, Santiago del Estero, Jujuy y Salta. Sin excepción, al lado de la nota está… la publicidad paga por parte de la provincia. ¿No se podría tener más cuidado y separar un poco más el contenido de la publicidad? Trabajo como periodista -aunque no en turismo sino en tecnología- y entiendo que nuestros trabajos dependen en mucho de la publicidad que tenga nuestro medio. Pero también tengo claro que hay que ser atentos con este tipo de detalles para no perder la confianza del lector. ¿O será que damos por sentado que al lector no le importan estas cosas? También comprendo que cuando se arma un número especial, se avisa a la parte de Comercial para que estos se dirijan a potenciales anunciantes. Pero, ¿hay necesidad de mezclar así contenido y publicidad? ¿Acaso no hay maneras un poco más cuidadosas de trabajar?

Por cierto, la revista está plagada de errores de tipeo y frases sin sentido del tipo “bailes de danzas” (¿!). ¿Qué tal si se dan cuenta de lo importante que son los correctores humanos, en vez de confiar en el procesador de textos?

En fin: como emprendimiento periodístico, el suplemento de viajes de la última revista Noticias es una buena iniciativa del departamento Comercial :).

Anuncios