Desde hace años, muchas grandes compañías vienen llevando adelante un claro programa de reestructuración, que las lleva a desprenderse de cualquier tipo de activo físico y concentrarse sólo en el branding y los servicios que puedan ser deslocalizados rápidamente. Cualquier lector del No Logo de Naomi Klein habrá leído allí sobre la forma en la que Nike concibe sus operaciones: la de vender zapatillas sólo ocupándose del diseño y el branding. No tiene ni una sola fábrica, y toda la producción es tercerizada en el sudeste asiático. Y esa tendencia está llegando con fuerza al mercado turístico. La compañía Starwood, conocida por ser la dueña de la cadena de hoteles Sheraton, ha comenzado a desprenderse de sus propiedades inmobiliarias -sus activos físicos- para concentrarse en el gerenciamiento de establecimientos. O sea, en la marca. El volumen de las operaciones impresiona: la venta de 38 hoteles en Estados Unidos a la cadena Marriott (20 de ellos de la marca Sheraton) le dejará al grupo más de 4 mil millones de dólares en caja.

En tanto la empresa posee más de 750 establecimientos hoteleros, habrá que ver hasta donde piensa llegar con el proceso de desinversión en propiedades inmobiliarias. Lo que sí es seguro que tal proceso le dará una importante cantidad de efectivo para sostener su reconversión en una firma concentrada en la gestión. Sobre todo porque los números en el último trimestre no han dado demasiado bien, con una caída del 64% en las ganancias en comparación con igual período de 2004. Starwood aclaró que eso se debió a “un cargo extraordinario por la remesa de utilidades” que se dará por única vez; sin ese cargo, las ganancias hubieran sido superiores a lo esperado. Y al parecer el mercado de valores está del lado de la firma, porque sus acciones no han caído, mientras el promedio del sector de hotelería ha bajado en un 8% en lo que va del año. Por cierto, el mercado hotelero estadounidense está mostrando números bastante positivos. Ha habido un alza de los precios y de los ingresos de las cadenas hoteleras, gracias a una mayor demanda, pero a la vez también han existido dificultades debido a la sucesión de huracanes en la zona de la Florida. Gracias al aumento de los precios y la demanda, Starwood ha informado de un aumento de los ingresos del 11,9%, para alcanzar los 1500 millones de dólares.

Actualización: una nota de The Wall Street Journal Americas cuenta los problemas internos por los que pasa Starwaood, y como la venta de hoteles a la cadena Marriott ha agravado la situación.

Anuncios