Mientras prosiguen los disturbios en Francia, ya hay quienes se están preocupando por las posibles consecuencias sobre la cantidad de turistas que lleguen al país, que es el más visitado del mundo. La preocupación comenzó cuando varios países -Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Taiwán- recomendaran a sus ciudadanos no visitar Francia hasta que no cesaran los disturbios. Desde ya, las autoridades de ese país ya se han apresurado a decir que no hay nada que temer.

Tal vez en los próximos días haya una pequeña caída en la cantidad de visitantes, pero no hay mucho de que preocuparse: cuando pase todo, se podrá hacer tours por la zona donde pasaron los disturbios, con un montón de guardias de seguridad encima, claro. Ya lo saben: si hay algo que el mercado turístico detesta es que el “turista modelo” tenga la menor sensación de inseguridad.

Anuncios