El martes publiqué una entrada sobre Tigre, en la que contaba que una de las formas de llegar allí es mediante el Tren de la Costa, un tren turístico que corre por una de las zonas de mejores ingresos de Argentina. Si piensan usarlo, mejor que se apuren, porque todo parece indicar que al servicio le queda poca vida. A pesar de que es muy usado por los turistas extranjeros, una nota del diario Clarín analiza los problemas por los que está pasando la empresa, el fracaso comercial del emprendimiento (que se completa con un parque de diversiones en Tigre, al cual tampoco parece irle tan bien) y los muchos locales cerrados en las estaciones. De acuerdo al artículo, la concesión del servicio podría ser abandonada el año que viene si la firma no encuentra una manera de dejar de perder dinero.

Parece que el empuje del turismo y el crecimiento en la cantidad de visitantes internacionales no bastará para salvar al Tren de la Costa.

Anuncios