Hay muchos ejemplos en todo el mundo de cómo determinadas zonas del pasado pueden ser reconvertidas en recorridos turísticos. Y eso está sucediendo también en Irlanda del Norte, donde ya se pueden ver diferentes tours por Belfast, en donde republicanos y unionistas buscan difundir su visión sobre el conflicto armado, ahora a través de los diferentes tours. No todas las cosas están resueltas, a pesar de que el proceso de paz parece definitivamente en buen camino.

De acuerdo a la nota del diario español El País, “los protagonistas del conflicto participan en la iniciativa, con excursiones guiadas por ex presos republicanos y protestantes. Conocer la historia reciente irlandesa a través de sus explícitos murales terroristas, símbolos territoriales y escenarios de crueles asesinatos atrae a los turistas que visitan Belfast”.

Como cuenta la nota, los guías republicanos aún no pueden pasar por los barrios protestantes. Independientemente de la opinión que nos pueda merecer la “turistificación del conflicto”, ya no podemos ignorar que este tipo de propuestas es cada ve más común en el mercado de viajes.

Anuncios