¿Qué hay que hacer antes de salir de viajes? Desde ya, hay que informarse adecuadamente sobre los destinos que uno piensa visitar, en particular si se piensa hacer un viaje de un mes o más, que involucre varios lugares. ¿ Y cómo obtener información?

La primera fuente son, claro, las guías de viaje. Particularmente, siempre he encontrado útiles las Lonely Planet, en particular las versiones en inglés, que se actualizan más rápido. Desde ya, muchas veces tienen datos que no se corresponden con lo que pasa en la actualidad -los horarios de los transportes varía, los precios suben, los hoteles cierran. Por ello, siempre hay que tener en claro que muchas veces llegaremos a ciertos destinos con información desactualizada. Sé que mucha gente dirá: yo no tengo dinero para guías. Otro, más político, argumentarán que viajar con guías es un asco, porque delimita tu mirada antes de llegar. Ambos tienen un poco de razón; pero cuando uno tiene poco tiempo, el uso de una guía puede ayudarte de manera invaluable a organizar el viaje.

Paso 2, consigan mapas. Siempre me gustó tomar los mapas y dibujar el recorrido sobre ellos, junto a una lista de los destinos y la cantidad de días en cada uno de ellos. Sean flexibles, ya que los mejores datos se consiguen cuando uno viaja. O sea, vas a escuchar sobre destinos que no tenías previsto visitar, y que seguramente merecerán que te desvíes un poco de tu camino. Eso significa, claro, que luego deberán recortar días de visita en otros destinos, pero tampoco se puede hacer todo en la vida.

Paso 3, busquen saber cuales son los costos en cada país. En algunos casos, los puede ayudar leer blogs o foros de viajeros, pero buena parte de la información la pueden conseguir ustedes de manera sencilla en Internet. Por ejemplo, hay muchos conversores de monedas por ahí. Y siempre se puede ingresar a cualquier sitio de e-commerce de cualquier país, y ver cuanto salen los productos. Una comparación con su país puede ser muy útil para pensar cuanto dinero deberán gastar. Recuerden que, a diferencia de otros mercados, el del viaje tiene una particularidad interesante: cuanto menos dinero tengan, más tiempo necesitan para viajar. Eso se debe a que usar los medios de transporte más económicos necesariamente hace más lento el viaje. En cambio, si están apurados, mejor que tengan el bolsillo bien provisto. Si tienen poco dinero y poco tiempo, mejor piensen en un destino cerca de sus casas.

Averiguar sobre precios no significa obsesionase con ellos. Me encuentro muy seguido con personas que preguntan en este blog “cuanto sale el micro de XXX a XXXX”. A veces, si viajé por allí, puedo decir que no recuerdo el precio exacto, pero si que era económico. Respuesta: “pero yo necesito el precio exacto”. Entonces, mi respuesta es: “¿qué tal si sigues buscando en Internet”? El precio de un medio de transporte no va a hacer diferencia en sus costos, salvo casos excepcionales como Cusco. En el resto, los valores pueden fluctuar, pero no tanto como para poner en riesgo su viaje.

Recuerden algo importante: los que van a viajar son ustedes, y por lo tanto los que deben esforzarse en buscar información son, justamente, ustedes. Nada de andar dejando mensajes aquí y allá con eso de “necesito información sobre Bolivia y que la manden a mi correo”. Las preguntas tan generales, y que no ofrecen nada a cambio, nunca (o casi nunca) son contestadas. Y en este blog pasa más o menos lo mismo: en la entrada sobre Cusco hay más de 150 comentarios a un artículo bastante extenso, y todavía hay quienes entran y dejan mensajes del tipo “necesito información sobre Cusco”, como si el texto hablara sobre China :P.

Algo importante: siempre recopilen información sobre hoteles en las ciudades que visiten. De esa manera, mientras están de viaje, podrán llamar desde otras ciudades para reservar habitación. Es que después de bajar agotado del micro, nada peor que andar paseando de aquí para allá con la mochila.

Paso 4, y último para esta breve recopilación, asegúrense de armar un buen botiquín de viaje, con desinfectante, bandas adhesivas, antidiarreicos, pastillas para la altura (si van para el lado de Bolivia) y repelente para mosquitos (si van para la selva). En particular, es importante ponerse algunas vacunas, como la triple (tétanos, difteria), la de la fiebre amarilla (si van a la selva; al menos en Argentina es gratuita) y en particular la que evita la hepatitis. El problema de esta última es que es realmente cara. En Argentina, pueden consultar en Vacunar.

Próximamente, algunos consejos (que serán obvios para los mochileros experimentados, pero para los que se inicien sean útiles) sobre como gastar menos en un viaje de costos bajos, más los demorados FAQs sobre el norte argentino, Bolivia y Perú.

Anuncios