En los mapas figura como San Miguel del Monte, pero todos sus habitantes le llaman simplemente “Monte”. Se encuentra ubicada a 110 kilómetros de Buenos Aires, y fui por allí para dictar unas charlas sobre seguridad informática, a partir de la amable invitación de Franco Rivero, del Departamento de Tecnología del Instituto Agropecuario de Monte. Debo reconocer que sabía muy poco sobre la ciudad, salvo que tenía una laguna, y no mucho más. Pero con esta visita también pude ver un poco más sobre las apuestas que están haciendo en materia de turismo las localidades del interior de la provincia de Buenos Aires, y de la que hablaré en las próximas entradas. Un adelanto: se puede ver que hay una activo desarrollo de mayor hotelería, en particular en la zona de la laguna.

Las charlas estuvieron bien. Por la mañana tuve un nutrido grupo de estudiantes de Polimodal, a quienes espero no haber aburrido demasiado. Como siempre pasa en las escuelas, donde los alumnos deben asistir obligatoriamente a este tipo de encuentros, había de todo: gente desinteresada, atenta, que tomaba notas, o que tenía más ganas de irse que otra cosa. La estrategia de la charla fue simple: contarles algunos principios básicos de seguridad orientados a la navegación por Internet, y uso de herramientas como firewalls, antivirus, etc. Salió bien, y todo en la hora y media que estaba previsto.

El cartel que promocionaba el seminario

Por la tarde amplié la temática de la charla, ya que en ese caso se trataba de personas que tenían más conocimiento del tema. Mi idea allí fue vincular las problemáticas de seguridad con el cambio que está sufriendo hoy Internet, al pasar a un modelo más colaborativo -la famosa “Web 2.0”. Muchas preguntas, y en general un clima mucho más distendido que en la mañana. Concurrencia de más de diez personas, lo cual no estuvo nada mal si se tiene en cuenta que la presencia allí era voluntaria, y que a las tres de la tarde hacía un calor bochornoso -hora de la siesta, además. Por cierto, hay que reconocer el trabajo de difusión que hizo Franco Rivero sobre la charla para asegurar las presencias allí.

Como parte de la difusión del evento, incluso me entrevistaron para el noticiero del canal 5 local, que transmite a través de la señal de cable. Por la noche, y después de ver notas apasionantes ligadas a inauguraciones de salones de fiestas y cosas así, apareció como última nota la entrevista. Al menos creo que no haber hecho papelones :).

Television Me

Nota aparte: muchas veces, cuando cuento que a raíz de charlas o presentaciones en congresos, me han entrevistado en medios de comunicación, siempre aparece aquello de “y bueno, no pasa mucho por ahí, ¿no?”. Y en realidad, más bien siempre tiendo a verlo de otra manera: fuera de Buenos Aires, la gente suele ser mucho más atenta a ciertos esfuerzos de organización de eventos y charlas. Les cuesta mucho hacer ese tipo de emprendimientos, y por eso lo ven de manera diferente al estándar porteño, acostumbrado a valorar bastante poco este tipo de cosas.

Anuncios