Villa María es una ciudad de la provincia argentina de Córdoba, ubicada prácticamente en el centro geográfico de Argentina, a 600 kilómetros de Buenos Aires y 140 kilómetros de la Córdoba Capital. No se trata de una localidad que, a primera vista, aparezca como muy turística. Si bien el gobierno local ha invertido esfuerzos en ello, como buena parte de las autoridades de las ciudades argentinas, el anclaje económico de la ciudad pasa de manera muy fuerte por las actividades agropecuarias. Como las exportaciones están funcionando bien debido al valor interno del dólar, eso asegura al menos ingresos económicos mejores que en la década del noventa.

¿Pero en dónde se nota más la falta de acento de Villa María en la cuestión turística? En que la ciudad no ha asumido como propia ciertas cacterísticas que, a muchos turistas, les parecerían “típicas” de Córdoba. ¿Te interesa comprar salame? Eso hay en la sierra. ¿Te interesa comer chivito? También hay que ir a la sierra. Tanta sinceridad, que en el fondo se agradece, no deja de marcar un punto importante: cualquier ciudad que ya viviera del turismo hace que estaría vendiendo sin vueltas todo lo que los turistas pidan. Sea salame, chivito, alfajores, o lo que venga. Ya se sabe: si hay demanda, hay que preocuparse que haya oferta y que los turistas encuentren lo que fueron a buscar.

Y no hay que ir muy lejos para encontrar ese tipo de oferta. Una provincia como Córdoba, con una larga tradición en turismo interno, suele tener una amplia oferta en localidades en la zona de la sierra o en la misma ciudad de Córdoba. Supongo que no será más que cuestión de tiempo que Villa María asuma ese sentido de común con respecto al turismo: no hay que ser sincero, hay que vender lo que se demanda.

Dejemos un poco el turismo de lado. Algunas cosas que me llamaron la atención. Por ejemplo, que la ciudad tiene dos diarios en circulación: El Diario del centro del País, que actualmente es una cooperativa en manos de sus trabajadores, y Villa María Puntal. Estuve chequeando en Internet si podía encontrar el número de habitantes que tiene la ciudad, pero no pude hallarlo (¿algún lector lo conoce?). Igual, el dato es llamativo, si se tiene en cuenta que la ciudad de Córdoba, la ciudad más grande de la provincia y con más de un millón de habitantes, tiene tres diarios en circulación con una población muy superior.

Dos: el paseo por la costanera del río Ctalamochita fue una de las cosas más relajantes que me pasaron en los últimos meses (si, vengo bastante estresado, por cierto). De haberlo sabido antes, hubiera ocupado temprano una de las parrillas al costado del río para hacer un asadito :). El clima de la ciudad, al menos la semana pasada, fue bueno, salvo una lluvia torrencial el viernes por la mañana.

Quienes conozcan más atractivos de Villa María (apenas si pasé 36 horas en la ciudad) y quieran compartirlos con el resto de los lectores, puede dejar sus aportes en la parte de los comentarios.

Actualización: gracias a Gustavo Ferradans, de El Diario, tuve acceso a algunas informaciones interesantes. La ciudad en la actualidad tiene 78 mil habitantes, y la principal actividad económica es la explotación agropecuaria, con gran presencia de la soja, como en buena parte de la Argentina -por cierto, hay muchas discusiones acerca de esta cada vez mayor dependencia de la Argentina de las exportaciones de soja, tanto por razones económicas como ecológicas.

Villa María, Capital de la República

Gustavo me recuerda también que Villa María fue por ley del Senado de la Nación capital de la Argentina en 1871; la ley fue vetada por el entonces presidente Sarmiento. Pueden ver una foto del cartel que señala este hecho en el margen derecho.

Recibí también algunas referencias más, vía correo electrónico, sobre la programación del canal 9 local -al hice referencia un par de textos atrás-. La programación a cargo de una productora local, y al parecer, la calidad no es de la mejor. La productora, como desgraciadamente sucede en la mayor parte de Argentina, se destaca más por sus vínculos con el poder local que por sus virtudes artísticas, lo cual se nota cuando uno observa algunos de sus programas. Como todos sabemos, la estructura de medios de Argentina está fuertemente concentrada en Buenos Aires, y está a años luz de ser muy federal. No importa en qué lugar de la Argentina uno esté, a través de los noticieros nacionales uno se enterará más sobre los baches en el centro de Buenos Aires que acerca de las problemáticas más serias en las provincias argentinas. Pero eso debe complementarse con un punto central: muchos medios del interior de la Argentina, en particular la televisión, están completamente cooptados por los poderes provinciales de turno, lo que se traduce en una pobre cobertura política, más atenta a la obsecuencia que a informar.

Anuncios