En Crooked Timber publican otro artículo más sobre blogs académicos, y que retoma discusiones que se vienen dando en Chronicle Careers y History News Network. Esta vez más enfocado sobre una pregunta muy usual: ¿me puede ayudar en mi carrera universitaria el hecho de tener un blog? La polémica arrancó desde esta columna en Chronicle Careers, donde un docente de una universidad, bajo el seudónimo de Ivan Tribble, contaba como, en un proceso de selección de docentes, el hecho de que algunos seleccionados tenían blogs había jugado en contra de ellos. ¿Por qué? Los jurados habían accedido a diversos tipos de escritos, algunos de ellos muy personales, y se habían formado una particular idea del candidato. A diferencia de buena parte de las publicaciones académicas, los blogs suelen carecer de métodos externos de evaluación, como referatos o selecciones de textos a publicar. Y, además, suele ser material de acceso mucho más difícil. La Red tiene memoria a largo plazo, y todo lo que publicamos aparece en Google, al alcance de quien buscarlo. Y justamente, aquellos textos que menos trabajo nos han tomado -los artículos en los blogs- son más fáciles de encontrar que los que más tarea nos han requerido -los papers y otro tipo de publicación académica. Es sencillo pensar, entonces, que nuestros escritos pueden llegar a tener consecuencias sobre nuestro futuro laboral.

Pero todo ese debate sucede allá, en Estados Unidos. Al menos, por este lado del mundo, no creo que el mundo académico tenga mayor interés en el tema de los blogs. Simplemente ni siquiera forman parte de un currículum. La pregunta es si ésto cambiará a futuro, y si los evaluadores en la universidad comenzarán a rastrear, mediante Google, nuestra actividad online. ¿Será en ese caso la publicación de un blog académico un punto a favor? ¿O algunos de esos artículos que publicamos a las tres de la mañana, muy enojados con alguna cuestión, terminarán jugándonos en contra?

A la larga, lo que sucederá es que aquello que publicamos en nuestro blog pasará a ser objeto de un análisis más cuidadoso. Nada de publicar cualquier cosa, al menos en un blog académico.

Anuncios