Trabajos del seminario de Comunicación y viajes, 2005

Como el año pasado, comienzo a publicar algunos de los trabajos del seminario de Comunicación, Viajes y Movilidad, que dicté en la primera parte del año en la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. En este caso, el trabajo es “Instrucciones para mirar. Guías de viaje y representaciones acaloradas de los porteños a principios del siglo XIX”, de Matías Maggio. El texto puede ser visto como un rastreo histórico sobre las representaciones acerca de Buenos Aires y los porteños a principios del siglo XIX, y en este caso, como un interesante complemento a Los habitantes de Buenos Aires según las guías internacionales de viajes de Cecilia Palacios, y que publicáramos algún tiempo atrás. De todas maneras, Maggio establece una serie de coincidencias y visiones coincidentes entre esas descripciones de viejos libros de viajeros y las modernas guías de viajes. El trabajo completo se puede leer en esta página. Si quieren dejar comentarios sobre el texto, les pido lo hagan en esta anotación.

Anuncios

3 comentarios sobre “Trabajos del seminario de Comunicación y viajes, 2005

  1. Muy interesante! Muy bueno el planteo y la complementación con los otros trabajos.. Creo que da para seguir explorando… (y bastante!) ¿A ver si todavía seguimos pensando que las categorías que manejamos son ahistóricas?

  2. Por desgracia, todavía hay quienes creen que la representación de Buenos Aires es algo reciente, antes que un proceso de tiempos largos. Me parece que con el trabajo de Matías más el tuyo, esa suposición se demuestra bastante errónea.

  3. Justamente, estoy leyendo “Los dueños de la tierra”, de Viñas. Me parece un clarísimo ejemplo en donde se ve claramente cómo un hecho histórico particular se explica y se compone de toda una serie de concepciones, procederes e imaginarios sociales que vienen de larga data y que se retroalimentan entre sí. Dicho sea de paso, me permito recomendar enfáticamente la lectura del libro, no tiene desperdicios.

Los comentarios están cerrados