El continuo encarecimiento del valor del petróleo le está trayendo muchos problemas a las compañías aéreas, que tienen serias dificultades para aumentar mucho sus tarifas por el entorno altamente competitivo que se dan en ese mercado. Frente a la imposibilidad de blanquear esos aumentos, algunas líneas aéreas están optando por eliminar los pasajes más baratos, por cobrar cualquier tipo de penalización por exceso de equipaje, o recortan las comidas servidas a bordo. De todas maneras, todos esos recortes no alcanzan para cubrir la suba del crudo, que ya está por encima de los 60 dólares, en tanto los gastos por combustible representan el 30% del presupuesto de las aerolíneas. De todas maneras, el valor del petróleo no es el máximo alcanzado en la historia reciente: como cuentan en Microsiervos, a precios actuales ajustados por inflación, el valor de 45 dólares por barril de 1973 es equivalente a 94,5 dólares actuales.

Sobre este tema puntual, puede leer esta nota en el diario argentino La Nación. Sobre una prospectiva bastante pesimista sobre el futuro de la movilidad y la escasez de petróleo, pueden leer este artículo anterior de este blog.

Anuncios