¿Será que los programas de viajes tendrán el cada vez más usual formato del reality show? En el Discovery Travel hay varios ejemplos. El primero es Stranded, donde el conductor Cash Peters es “abandonado” cada emisión en una ciudad que no conoce, y en donde se las deberá arreglar para sobrevivir sin un centavo. Que yo sepa, aún no se pasa en la versión para Latinoamérica, llamada Discovery Travel and Living. O Travel Spies, donde tres personas viajan haciéndose pasar como turistas, para ver si el servicio prometido de “viaje 5 estrellas” se cumple.

Por el lado de National Geographic, el ejemplo es Desafío contra el tiempo (Chasing Time es el título original), en donde una pareja que no conoce la ciudad recibe un celular, y tiene que resolver diversos acertijos, que se relacionan con lugares de la ciudad. Claro que para llegar deben preguntar a los nativos, y además tienen un plazo acotado de tiempo. Si ganan se quedan a pasar unas vacaciones allí, y si pierden, son embarcados en un avión algunas horas después. Una de las pruebas consiste en probar una comida que, a ojos “occidentales”, aparece como un poco “asquerosa”. Uso muchas comillas, porque al menos en el capítulo dedicado a Buenos Aires, una pareja irlandesa se negaba a comer… achuras, una verdadera delicia de la tradición de carne vacuna de la Argentina. Allá ellos.

Si alguien conoce algún programa de viajes que adopte el formato de “reality show” y que no haya sido mencionado aquí, puede dejar su contribución en los comentarios.

Anuncios