De paso: vía El Sur me entero de una columna de Andrés Oppenheimer sobre turismo en América Latina, que publica The Miami Herald (se requiere registración gratuita o Bugmenot, claro). Oppenheimer señala que a pesar de su crecimiento, América Latina sigue concentrando una porción muy pequeña del mercado mundial, y que está creciendo menos que Asia Pacífico y Medio Oriente. Una de las razones que señala es la “sobrerregulación” de las aerolíneas, que hace que los pasajes sean caros en la región. A eso se suma la falta de políticas de marketing para promover el turismo en la zona y la famosa inseguridad. Mucho me temo que el análisis de Oppenheimer es bastante incompleto. No se trata sólo de visitantes; se trata de la porción del ingreso total que reciben nuestros países por turismo internacional. El fenómeno se conoce como leakage, y ya hablé de él algún tiempo atrás en este blog.

Nadie duda que los altos precios de las aerolíneas y la falta de políticas sobre turismo tienen un impacto negativo sobre el traslado de turistas en América Latina. Pero el factor que más impacto causa en nuestros países, a la hora de hablar de turismo, es la falta de desarrollo del mercado interno, lo que no se debe a problemas de “sobrerregulación” ni nada de eso. Se debe, simplemente, a la falta de mayores ingresos económicos por parte de las personas que viven en esta región del mundo. Sin mercado interno vigoroso, sin un fuerte consumo local de las ofertas turísticas de la región, seguiremos en problemas por mucho tiempo más. Y en todo caso, si vamos a basar todo el desarrollo del mercado en el turismo extranjero, entonces tendremos que tener políticas orientadas a lograr que éstos gasten todo el dinero posible, como hace tiempo vienen haciendo en Cusco.

English Version

Anuncios