Si a alguien le parece que las exigencias de ingreso de Estados Unidos ya se estaban poniendo un poco duras, pueden leer esta nota del diario argentino Clarín que habla de un nuevo intento de “mejorar la seguridad” en ese país. Para ello, pondrán un microchip que podrá ser leído por radiofrecuencia en cada formulario de ingreso, y de esa manera monitorear de manera más precisa a cada “turista” que entra a tierras estadounidenses. Me pregunto cuanto falta para que ese mismo microchip te lo pongan debajo de la piel…

Anuncios