al borde de la muerte

Pocos lugares son tan turísticos en Buenos Aires como el cementerio de La Recoleta. El lugar tiene un enorme valor arquitéctonico, pero a la vez se encuentra en una zona de la ciudad muy transitada y cercana a los centros turísticos. Alrededor del cementerio hay cines, dos shoppings, muchos bares y restaurantes, y un gran movimiento nocturno en general.

Pero a la vez, el cementerio de La Recoleta se presta para esas lecturas rápidas de la Argentina, que pueden hacerse sin salir del centro de Buenos Aires. Por ejemplo, la que vincula el raído esplendor de las hermosas construcciones que hay en esta necrópoli a la decadencia económica de este país. Tal lectura pierde de vista que el enorme gasto hecho en este cementerio es también parte del brutal proceso de concentración del gasto que había a principios del siglo XX en Argentina. había mucho, pero se repartía espantosamente mal. Muchos trabajos históricos muestran como el “mito de la Argentina potencia” y su enorme riqueza convivía con la profunda pobreza de la clase obrera. No por nada son aquellos los momentos de mayor agitación anarquista en Argentina.

Angel

Una de las muestras se puede ver en el cementerio: la tumba de Ramón Falcón, el jefe de la Policía Federal y que ordenó la sangrienta represión de Plaza Lorea en 1909, que terminó con el asesinato de 30 personas. Poco después, Falcón fue asesinado en un atentado llevado a cabo por anarquistas, lo cual llevó a que el primer centenario de la República, en 1910, se llevara a cabo bajo el estado de sitio. La tumba de Falcón luce ahora con muchas “A” anarquistas. E incluso algunos buscan cambiarle el nombre a plazas que honrar el nombre de este represor, como por ejemplo se puede leer en esta nota de La Fogata.

Y otro angel

Aún con todas estas precauciones, el cementerio de La Recoleta es uno de los lugares más bellos de Buenos Aires, y un excelente sitio para tomar fotografías. En particular, en esas gélidas mañanas del invierno de Buenos Aires, cuando el cielo es más azul y profundo que nunca, y las sombras sobre los rostros de las estatuas aparecen más oscuros y tenebrosos.

Las fotos están publicadas en Flickr, en el tag Recoleta. Algunas fotos más las iré publicando en la semana en mi fotoblog.

Anuncios