Estaba leyendo en Online Travel Review una noticia sobre la decisión de la aerolínea estadounidense Northwest de cobrarle 50 dólares a cada uno de sus empleados que quieran participar del programa de viajes de la empresa, que antes era gratuito. A eso se suma 50 dólares por cada miembro de la familia del empleado. Si bien, como marcan en Online Travel Review, sigue siendo un gran arreglo para los empleados de esta aerolínea, es claro como cada vez se recortan más los beneficios de viajes de los empleados de las compañías, y de sus familiares. No sé que pasará en otras aerolíneas, pero la presión por vender todos los pasajes y la competencia cada vez más fuerte ha hecho que las empresas busquen de todas maneras vender todos los boletos antes de salir, lo cual reduce las posibilidades de obtener un lugar para todos aquellos que cuentan con “pasajes de cortesía”. Si tienen más información, siéntanse libres de dejar sus impresiones en la parte de comentarios de este artículo.

Anuncios