Me enteré recién después que había terminado: la realización de un taller sobre turismo cultural en Barcelona, bajo el título Nuevas políticas de Turismo Cultural. El programa completo del evento se puede ver en este archivo PDF. Un resumen muy sintético de las conclusiones del evento se pueden ver en está disponible aquí, también en PDF. Entre los expositores, estaba el antropólogo argentino Néstor García Canclini.

Por desgracia, aún no pude hallar las ponencias del evento -tampoco sé si se harán públicas- o acceder a resúmenes más completos, porque los que vi hasta ahora son demasiado sintéticos y no muy fiables en cuanto a pertinencia teórica. Así que prefiero no manifestar mis opiniones hasta que no tenga más conocimiento del tema. Porque me duele el estómago de sólo pensar que debería opinar sobre esta descripción de una de las mesas, que aparece en el diario argentino Clarín: que el tema de discusión fue saber si “la industria turística instrumentaliza el arte y la cultura, convierte productos capaces de establecer identidades locales en clichés fácilmente reconocibles y, así, acaba con la agudeza, la ambigüedad del desarrollo cultural y del pensamiento”. Todo eso no lo hace el turismo, que yo sepa. Los gobiernos suelen ser mucho más activos en eso de destruir la cultura. Por cierto, me enteré de este evento gracias al aviso de Germán Pikas (gracias, Germán) sobre la nota publicada en Clarín.

Anuncios