Mes: Junio 2005

Junio 30 /

Un recurso muy importante para todos aquellos que trabajen en campos relacionados con turismo: la…

Read the PostPatrimonio

Junio 30 /
Junio 29 /

Los desarrolladores de 43 things no paran de lanzar nuevos proyectos. Por un lado está…

Read the Post43 places

Junio 29 /
Junio 28 /
Junio 28 /
Junio 27 / / viajes
Junio 26 /
Junio 25 /

Desde hace algunas semanas, siempre llegan visitantes desde un enlace hecho en el blog de Argenautas, en donde se discute de nuevo un tema recontra trillado: cómo se puede caracterizar la identidad argentina. Supongo que en todos los países del mundo siempre hay una discusión por las “verdaderas características de la identidad nacional”. Pero como soy argentino y conozco más este país que cualquier otro, sólo puedo decir que esta discusión aparece una y otra vez, de manera recurrente.

No me interesa entrar en el debate de qué es específicamente “lo argentino”. Más bien me quiero detener en un punto: ¿quién tiene derecho a hablar sobre ello? Una de las cosas que resalta en el debate que aparece en Argenautas es que la primera fuente de legitimación del discurso de quienes discuten allí es justamente su nacionalidad. Para decirlo simple: “tengo derecho a definir que es lo argentino porque soy argentino, y eso me habilita a enunciar un discurso que debe ser considerado legítimo”. La pregunta es si realmente eso nos legitima como enunciadores. Para comenzar, justamente la condición de “argentinos opinando sobre lo que es argentino” muestra algo muy claro: que tenemos un interés en esa categoría, y que nuestras opiniones no son neutrales. Por ejemplo, hay quienes usar la discusión para aclarar que “el argentino garca” (por poco confiable, en el argot local) es en realidad el “porteño”. Semejante discurso lejos está de ser inocente: establece una clasificación determinada (“soy un argentino pero del interior”) y luego se posiciona como alguien confiable (“porque en realidad el garca es el porteño, que nos hace quedar mal a todos”). De esa manera, hace una jugada bien interesada: posicionarse como alguien confiable, a la vez que busca traspasar el estigma de “garca” a otro colectivo. Read the Post Acerca de quien tiene derecho a hablar de “argentinidad”