Si algo le gusta a los medios son las notas de color. Esas que pueden ser encaradas desde el punto de vista de la novedad, del “interés humano”, de cierta mirada liviana sobre lo real, y que sirve para descomprimir muchas veces agendas periodísticas cargadas de política, economía y policiales. Y el caso del Villa Tour es un buen ejemplo. Hablamos sobre el tema en una entrada llamada “Estetizar todo para que nada cambie”. También se armó un interesante debate, con datos relevantes para quienes quieran trabajar esta problemática, en el artículo “Turismo y Pobreza”. Hoy, el diario argentino Clarín le dedicó una nota al Villa Tour, bajo el título “”Villa Tour”: llevan a extranjeros a visitar un barrio pobre porteño”. Una de las cosas más llamativas de la nota es la extrañeza de la cronista, que relata las característica de la Villa 20 de Lugano con una mirada casi tan de turista como los clientes del Villa Tour. A pesar de eso, hay algunas precisiones interesantes para quienes quieran conocer mejor este mercado del “turismo de la pobreza” que no tiene tanto tiempo, al menos en Buenos Aires. Por cierto, ya hace pocos días el diario Página/12 había dedicado una nota al Trava Tour, otro de los recorridos turísticos de Martín, el organizador del Villa Tour.

Por cierto, si alguien conoce alguna iniciativa similar en el resto de América Latina -o sepa de notas publicadas sobre el tema- que avise en los comentarios, su aporte será bienvenido.

Anuncios