The New Yorker escribe sobre Tony Wheeler y Lonely Planet

Un material de lectura obligatoria para aquellos que están interesados en el mercado turístico y en particular sobre las guías de viaje: una larga nota que The New Yorker le dedica a Tony Wheeler, el fundador de Lonely Planet. El artículo hace una extensa reseña de como fue fundada la empresa, y como ha evolucionado en los últimos años hasta convertirse en la firma que vende la tercera parte de todas las guías de viaje en inglés que se comercializan en el mercado. El artículo no ahorra las críticas, y señala como el crecimiento de la cantidad de guías y su muy frecuente actualización ha llevado a la empresa a contratar más escritores que se la pasan viajando… en la primera clase de los aviones. De todos modos, en la actualidad las guías tradicionales de Lonely Planet, que apuntan a los mochileros y viajeros independientes, apenas representan un 3% de la facturación de la compañía. ¿Será que la empresa está empezando a perder su toque distintivo, y cada vez se parece más a las demás? Por ahora no parece haber muchos motivos comerciales para preocuparse.

Un simple agregado: uno de sus competidores, Mark Ellingham, el fundador de la editorial inglesa de viajes Rough Guides, reconoce que en ciertos lugares del mundo, como en India, las guías de Lonely Planet son como una biblia. “Si ellos recomiendan el alojamiento “Bangalore”, entonces la mitad de los alojamientos (de la ciudad) pasarán a llamarse Bangalore”. Y bueno, en un mercado tan agresivo y competitivo como el turístico, todos buscan sacar una mínima ventaja.

Written by: