Hielos inflados

La ciudad santacruceña de El Calafate es la base de partida para una de las excursiones turísticas más conocidas de la Argentina: la visita al Glaciar Perito Moreno. La demanda de servicios hoteleros y de excursiones ha hecho que la ciudad adquiera la fama de tener precios realmente muy altos, en muchos casos difícilmente accesibles para la mayoría de los argentinos. Y la buena rentabilidad de la zona ya está atrayendo a los capitales internacionales. Al menos dos cadenas hoteleras, Sonesta y Fen, han anunciado planes para abrir un establecimiento en esa ciudad. En ambos casos, se trata de hoteles de cuatro estrellas o más. ¿Seguirá teniendo en el futuro El Calafate la fama de tener los precios más inflados del país?

Más en Hotels . También sobre los planes de la aerolínea de capitales chilenos Lan de volar diariamente a El Calafate en Mercopress.

Written by:

4 Comments

  1. Garbatek
    Mayo 5

    Saludos desde Mexicali, Baja California, Mexico

  2. Mayo 10

    Mejor seria que empresas nacionales explotaran este recurso. No solo nos sacan petroleo y gas las empresas foraneas, sino que tambien explotan nuestros recursos turisticos. Ojala podamos revertir esta tendencia.
    Saludos desde Neuquén.

  3. Eduardo
    Mayo 16

    Algo sobre El Calafate:
    El turismo es una actividad económica bastante nueva. El principal atractivo turistico es el Glaciar Perito Moreno. Y a fines de los 70s empezó a llegar más gente, principalmente atraidos por la impactante belleza del Glaciar.
    Cuenta un estanciero de la zona, que tiene el casco de la estancia muy cerca del pueblo de El Calafate, que un día de verano por esos años, entró a la casa principal y estaba llena de gente de distintas nacionalidades. Él no conocía a ninguno, a pesar de estar acostumbrado a recibir familiares y amigos de amigos. Ahí le surgió la idea que tenía que empezar a cobrar por alojar a esta gente y modificar su casa para transformarla en un hotel para turistas internacionales.
    Llegar a El Calafate por esa época era bastante difícil y más difícil aún llegar al Parque Nacional Los Glaciares.
    Al poco tiempo comenzó la concesión en el Lago Argentino por Ferndández Campell, quien trajo un barco para navegar los brazos del norte del lago, la zona de los glaciares.
    Con la declaración de Patrimonio de la Humanidad (en 1981) y la filmación del fenómeno único y espectacular del rompimiento del Glaciar, la imagen del mismo comenzó a ser más conocida en el mundo entero.
    En 1985 el ACA organizaba tours que visitaban El Calafate y Ushuaia (el mismo itinerario que se sigue vendiendo hoy en día).
    En El Calafate, a 78 km de la principal atracción del Parque Nacional Los Glaciares, el Glaciar Perito Moreno, se instalaron los servicios de alojamiento y gastronomía.
    El pueblo se encuentra emplazado al pie del Cerro Calafate, cabecera del departamento Lago Argentino y a orillas del lago del mismo nombre, entre altas montañas de cumbres nevadas y surgió como un puesto de estancia, luego convertido en destacamento policial.
    Se encuentra a 312 km. del aeropuerto de Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz, en la margen sur del Lago Argentino.
    En los últimos años se ha dado un gran crecimiento poblacional, principalmente por la apertura del nuevo aeropuerto internacional.
    Muchos empleados de empresas turísticas han decidido quedarse todo el año a vivir en el pueblo, debido a que ya no es tan difícil vivir todo el año en él. Por otro lado se está intentando desde hace unos años, mantener algunos hoteles y las excursiones durante el invierno también.
    Esto no quita que se mantenga el sistema anterior al aeropuerto que era contratar empleados especializados fuera de la provincia, por la temporada solamente. Si al empleado le interesaba, se lo volvía a contratar en las siguientes temporadas.
    Así la gran mayoria de los guias de turismo no son del lugar, ni siquiera de la provincia. No tienen mucho interés en aprender del lugar, no les exigen una capacitación debida (hay que dar un exámen en Parques Nacionales que está arreglado con las agencias de viajes). Me ha tocado presenciar guias que llevaban pasajeros al Parque Nacional, principalmente para ver el Glaciar Perito Moreno, ni siquiera se refieren a la figura del Perito Moreno. Apenas esbozan algún conocimiento de lo que es un glaciar, pero dedican gran parte de su guiada a explicar dónde se puede almorzar, cuánto sale y que a la vuelta se puede pasar a tomar el té en una estancia. De más está decir que no hablaban de ningún tipo de leyenda sobre el glaciar ni el calafate, ni sobre indígenas y menos sobre los episodios de la Patagonia Trágica (con el micro se pasa por una estancia donde se dice que está la fosa donde sepultaron los cuerpos de gran parte de los insurgentes).
    Esto mismo sucede en las áreas de hotelería y gastronomía. Yo mismo fui a vivir al Calafate siendo parte del staff de un hotel.
    Los salarios bajos, las malas condiciones de vida (a veces compartiendo habitaciones con varios compañeros de trabajo y sin agua), sin descansos suficientes (francos cada 15 días o ningún franco hasta que termine la temporada), la incertidumbre por seguir trabajando toda la temporada o quedar sin el trabajo antes de tiempo porque baja la cantidad de turistas, o qué hacer cuando termina la temporada, hace que la calidad del trabajo sea baja. A esto hay que agregar la costumbre en todo el pais de tomar pasantes para cubrir puestos en todo tipo de posiciones en turismo. A los pasantes a veces ni siquiera se les paga el viaje, a veces tampoco el alojamiento. No hay control de esto. Según fuentes confiables un hotel que cobraba u$s350 era atendido por mayoría pasantes, que por más que pongan mucho empeño, no justifica la tarifa cobrada.
    En el tema turismo hay ganadores y perdedores.
    Hay grandes empresas que tienen mucha inversión en El Calafate y alrededores. El aumento del turismo en la zona trae grandes beneficios económicos.
    Mucha de la población de la localidad no participa en ningún estamento del turismo. La población estable de la localidad se compone por gran cantidad de efectivos militares: gendarmería, ejército y prefectura. La gran mayoría de ellos son de otras provincias, del norte (allá todo es norte) sobre todo, a quienes no les es fácil adaptarse a una vida dura, de frio, viento e incomodidades.
    Como sucede con las esposas de los efectivos militares, tienen prioridad en los puestos de hospitales y escuelas. Lo que hace que muchas maestras no sean de la zona y no se sienten cómodas, y saben que en un par de años los van a asignar a otro lugar. Es decir, saben que están de paso. Esto hace también que haya poco interés en aprender y enseñar la cultura del lugar.
    Sta Cruz fue una de las primeras provincias en adoptar el nuevo sistema educativo, donde en los últimos años tienen que elegir una especialidad para aprender un oficio o algo que les de una salida laboral. El Calafate tenía la gran oportunidad de empezar a formar a sus alumnos en el turismo. Pues no, se eligió que aprendieran sobre libros contables y tareas de contador… ironía que la oficina de la AFIP más cercana esté en Rio Gallegos y no haya contadores en El Calafate porque todo se hace desde la capital?
    Eduardo, Buenos Aires

  4. Mayo 17

    Eduardo, tu largo y pormenorizado relato sobre Calafate es una muestra de lo endeble que son los discursos que buscan legitimar al turismo como una vía de desarrollo que tendrá un impacto beneficioso en toda la comunidad. No sólo porque algunos se quedan con la mayor parte del beneficio (lo cual es usual en un sistema de mercado) sino más bien porque a pesar de ganar plata no ponen un peso en preparar guías, formar recursos, etc. Está claro que eso no pasará hasta que el Estado no regule el tema, ya que los privados no parecen interesados. Incluso, como contás, los intentos de regulación (como los exámenes para los guías) fracasan porque no se aplican en serio. Realmente muy interesante, y gracias por el aporte.

Comments are closed.