Parece que la gente no lee. Hace un rato me dejaron este comentario en esta entrada.

“Me encantaria saber hacerca de la franquicia la cual me encantaria poner . Quisiera poder comunicarmes con ustedes de alguna forma y que me mandaran cierta informacion de los requisitos,etc. Me urge”

La entrada es sobre Starbucks, pero la verdad es que estoy rompiendo la cabeza como es que piensan que este humilde blog pueda manejar el sistema de franquicias de un monstruo como Starbucks. A pesar de que puse un comentario marcando que este no era el mejor lugar donde hacer la consulta y que lo mejor era ir a la página oficial, el tema sigue.

No es la primera que me pasa. Todas las semanas alguien me deja comentarios pidiendo saber donde enviar currículums para Wayra Perú, solicitando horarios para vuelos a Florianópolis a través de Gol (como si esta fuera su página de ventas online), etc. En varios casos, he tenido que cerrar los comentarios de determinados artículos.

No sólo me pasa acá. En mi otro blog, Vida Vacía 4.1, se me ocurrió hacer una entrada sobre el rechazo que me provoca la gente que anda pidiendo por Internet que le ayuden a robar contraseñas de correo electrónico (y que se puede leer aquí). Lo triste es que se llenó de comentarios… de gente que decía que la ayude a robar contraseñas. Tuve que cerrar la posibilidad de agregar comentarios porque la cosa ya se estaba tornando inmanejable, con gente que decía que me admiraba por “mis programas” o ridiculeces por el estilo.

Ahora bien: ¿cómo es que la gente deja comentarios pidiendo ciertas cosas, incluso cuando en el texto de la entrada queda claro que se condena esas actitudes? ¿Será, nomás, que la gente no lee?

Anuncios