El diario argentino Clarín publicó en su edición de ayer una nota, en su suplemento de turismo, sobre Lima. Se trata del típico artículo generalista y sin muchos datos útiles -no hay precios, ni información precisa sobre lugares interesantes, y abundan descripciones de este tipo: “No muy lejos, el Barrio Chino transporta a un Oriente singular que se abre en la portada monumental de la Calle Capón y cuyos habitantes aún conservan la lengua y algunos arcaicos rituales comunitarios”. ¿No sería mejor decir que comidas se pueden comer allí -está plagado de restaurantes- y cuáles son los precios? ¿Tanto les molestará a los anunciantes que las notas no sean sólo datos neutros de color?

Pero esto no es lo que más me interesaba. Lean la siguiente cita, que está tomada de un recuadro de esa nota:

En Lima, no hay que perderse el ceviche de paiche (un pescado de la región), patarashca de dorado o juane (guiso de gallina), entre otras delicias como sopas o postres tradicionales.

Creo que si se hubiera propuesto informar peor, no les salía. En todos los casos, no se trata de comida limeña -de la costa- sino de platos muy famosos de la selva. Incluso el paiche es un pescado del Amazones, que como sabrán queda bastante lejos de Lima.

Sé que algunos dirán que soy muy exquisito con esto, pero la verdad es que podrían haber publicado mejores datos con sólo hacer una búsqueda en Google, y sin tener que mandar a nadie a Lima.

La nota de Clarín sobre Lima se puede leer haciendo clic en este enlace. Hay otro recuadro sobre comidas peruanas que es, hay que reconocerlo, sustancialmente más interesante: Intensos Sabores del Perú. En realidad, habla de comida de la costa solamente, pero es una introducción interesante para los que no conozcan del tema.

Anuncios