El diario Clarín publica hoy una nota, en la cual cuenta como muchos medios extranjeros especializados en turismo han comenzado a publicar cada vez con más frecuencia notas sobre Buenos Aires. Todo el artículo tiene un espíritu de lo más positivo, con frases como “glamorosa, ecléctica, divertida, caótica, sorprendente: así refleja la prensa turística extranjera a Buenos Aires”.

Por fuera de estas celebraciones, es cierto que Buenos Aires tiene cada vez más turistas, y esto se nota con sólo recorrer el centro histórico de la ciudad. Incluso, cada vez más nuevos lugares se “turistifican”, a la caza de dólares y euros.

Hay una parte de la nota que es bastante interesante. Cito: “La subsecretaria Marcela Cuesta explica que el interés que se ve ahora se debe “a que en 2004 la Ciudad participó en 21 ferias internacionales estableciendo 50.000 contactos, a la inauguración del portal turístico www.bue.gov.ar y a la atención de periodistas, tarea que desarrollamos con la Secretaría de Turismo de la Nación, la Cancillería y la actividad privada”. Perdonen, ¿pero nadie va a decir nada sobre la devaluación de 2002, que abarató sensiblemente los costos locales, entre otras cosas porque hizo que los sueldos de los argentinos sean tres veces menores en dólares? De otra manera, sería simplemente imposible entender porqué desde mediados de 2002 el turismo extranjero en Argentina no para de crecer, mientras que antes de 2001 el crecimiento era mucho menor. Tampoco se menciona que si bien ahora tenemos más visitantes, la recaudación en dólares es menor que antes de la devaluación. Es notable como un diario como Clarín asume sin más las versiones oficiales, sin contrastarlas con ningún otro tipo de datos.

Desde ya que está muy bien que muchos argentinos puedan tener un ingreso gracias al turismo, pero tampoco se trata sólo de contar el lado lindo de la historia, ¿no? Y eso sin contar como algunos destinos en Argentina han sufrido un incremento en sus precios, gracias a la demanda, y se ponen cada vez más lejos de los mismos argentinos.

La nota de Clarín se puede leer en esta página. Sobre otras muestas de chauvinismo en medios argentinos, pueden leer esta y esta entrada, donde el diario La Nación publicó de manera equivocada datos de una encuesta hecha por la revista de turismo Condé Nast Traveler.

Anuncios