Hace rato que muchos sabemos que, cada vez que hacemos una afirmación, ésta sólo tiene sentido en relación a otra. Por ejemplo, si digo que los desayunos que se sirven aquí en Lima son muy abundantes, tal aseveración sólo tiene sentido si lo pongo en relación con lo que es habitual en el lugar donde resido, que es Buenos Aires. Allí los desayuno suelen ser bastante magros, y compuestos por café / mate / té / yogur más pan y galletitas. En tierras limeñas las costumbres son otras, y aquí no se ve nada mal que la primera comida del día incluya tamales de carne de pollo o cerdo, que se pueden sumar a los huevos revueltos o incluso a algún tipo de chicharrón, una comida frita que puede tener carne de pescado o cerdo.

Mi último descubrimiento es la muy rica huevera, bastante usual en los desayunos abundantes. Se trata de huevos de pescado, que están envueltos en una especie de membrana, y que son absolutamente deliciosos. No es muy apto para la gente que tiene por costumbre comer poco y nada en las mañanas, pero puede ser muy interesante para los que quieren probar cosas nuevas. Si les gusta el pescado o los mariscos, no se pierdan este plato, conocido como huevera.

Por cierto, hoy me la pasé todo el día en la playa en plan lagarto. El lugar fue Santa María, un lugar muy bonito a cuarenta minutos de Lima. Después de tanta sierra, era hora de un poco de playa, ¿no?

Anuncios