Salir de Villazón no fue nada sencillo. No había manera de conseguir un boleto para Potosí, así que tuvimos que pasar la noche en Tupiza, una pequeña ciudad a dos horas de camino. La verdad es que valió la pena, porque Tupiza es muy bonita; rodeada de cerros coloridos, parece una Purmamarca muy grande. Saqué bastantes fotos, y espero encontrar en algunos días alguna cabina de Internet lo suficientemente rápida como para subirlas.

Como realmente llegamos tarde a Tupiza, nos metimos en el primer residencial que hallamos, el Joya, que se encuentra justo frente a la terminal. Es muy barato -sólo 15 bolivianos por día, menos de dos dólares- pero califica con ganas en la categoría de bottom end. Camas muy viejas, baño bastante poco aceptable, interruptores de luz que te pegaban patadas…. Bien ubicado, pero nada más. Sólo para aquellos que estén buscando lo más barato en plaza.

De todas maneras, la ciudad es realmente bonita -se autodenomina “la joya de Bolivia” y merece ser visitada. Se la puede visitar por ejemplo antes de ir al Salar de Uyuni, ya que por Tupiza pasa el tren hacia la zona del salar.

Curados del pasaje por el “Joya”, en Potosí optamos por una alternativa más cara pero mucho más bonita: el hotel “El Turista”, por la calle Linares, a menos de dos cuadras de la plaza central de Potosí. La doble con baño privado y agua caliente con duchas eléctricas cuesta un poco más de 10 dólares. El personal es muy servicial, no puedo dejar de reconocerlo. Junto al María Victoria, es de lo más recomendable de la ciudad dentro de los hoteles no tan caros.

En los últimos días de viaje he podido ver bastante de cerca la situación política por la que pasa Bolivia. Un presidente que no tiene ningún apoyo parlamentario, grupos de oposición muy duros, y decisiones muy poco populares, como el alza de los combustibles, están dejando a este país en una situación muy inestable. De todos modos, el primer día de bloqueos de caminos, que fue ayer, tuvo un resultado dìspar, aunque fue muy fuerte en el Alto, al lado de La Paz. Ayer la autopista de entrada a la capital boliviana estuvo cortada. Como esta noche salgo -espero- para La Paz, veré como siguen las cosas. Pero al menos hoy muy temprano, a eso de las siete de la mañana, no había bloqueos en la zona de El Alto. En Santa Cruz hay un paro por 48 horas convocados por sindicatos, empresarios, estudiantes y otras organizaciones, y por ahora está teniendo acatamiento total.

La verdad es que espero que la situación no se agrave, pero tiendo a ser siempre demasiado pesimista… Lo más probable es que al presidente Mesa le cueste bastante completar el mandato. Igual, en Argentina estas no saldrán en las noticias a menos que pasen cosas graves…

Una de las cosas que más me llamó la atención desde mi ultima visita a Potosí, en 2000, es que ahora hay una interesante cantidad de nuevos restaurantes. Uno muy interesante es La Manzana Mágica, a una cuadra de la plaza central. Su “pasta tailandesa”, o spaghettis con salsa de vegetales, es deliciosa, y cuesta un dólar y medio. También es interesante el Sumaj Orcko, a una cuadra y media de la plaza; el picante de pollo está muy bueno, pero es bastante hot. La gran mayoría de los argentinos no podrían comerlos, gracias a tener una tradición culinaria que ignora por completo el uso de los picantes, con pocas excepciones.

También estuvo la obligatoria visita a las minas de Potosí, muy bien conducida por Santos Mamani. Las condiciones de trabajo al interior de las minas siguen siendo tan difíciles como siempre; basta una hora de caminata por su interior para sentirse completamente agotado. Claro que la altura -nada despreciables 4250 metros al nivel del mar- tienen un papel muy importante. Después publico los datos de contacto de Santos, y las direcciones de los restaurantes.

Un poco desordenada esta entrada. Me quedan unas cuantas cosas más, pero prefiero dedicarles entradas separadas al diario de viajes.

En un rato salgo para La Paz. ¿Habrá bloqueos en El Alto? Si me retraso más, mis fechas se alterarán demasiado y no podrá visitar Sorata… Espero que eso no pase.

Anuncios