Visite el pais cataro

cataros

Hay varios períodos de la historia de la humanidad que realmente me fascinan. Uno de ellos -otro día punteo el resto- es el de las herejías del medioevo, en particular aquellos textos referidos a los cátaros, y la herejía del Libre Espíritu. Desde que leí En pos del milenio, de Norman Cohn, no he podido despegarme del interés por estas corrientes religiosas que mantenían un discurso radical en contra de la Iglesia Católica, y que fueron despedazadas por la Inquisición. ¿Qué hace una entrada sobre herejías religiosas en un blog que habla de comunicación, viajes y turismo? Más adelante explico la razón.

Debido a ese interés, hace algunas semanas compré Los Cátaros. La Herejía Perfecta, de Stephen O’Shea. Como no soy especialista en el tema ni en historia -sólo un aficionado más- no puedo hacer juicios sobre la calidad historiográfica de esta obra. Pero se nota mucho la mano de un periodista tras ella; el libro está escrito de manera muy ágil, sencilla y a la vez repleta de datos. Aún cuando haya bastante simplificación del período histórico -al fin y al cabo se trata de un libro de 250 páginas, no tan extenso- no deja de ser muy instructivo.

Para quienes no sepan nada del tema, los cátaros -o albigenses- fueron un grupo herética surgida en el sur de Francia, y que tuvo su momento más importante hacia el siglo XIII. En un clima muy tolerante, se desarrollaron de manera muy importante, hasta llamar la atención de Roma y los señores feudales cercanos, que lanzaron varias campañas contra ellos, hasta hacer desaparecer por completo a la herejía. Su discurso era frontalmente opositor a la Iglesia Católica, ya que consideraban que en realidad la Tierra no era más que el Infierno, y que a nuestra muerte, si cumplíamos con una vida alejada de los vicios mundanos, nos ganaríamos el cielo. Para decirlo más directo: todas las autoridades que gobernaban la Tierra eran por defecto aliadas del mal, lo cual incluía, claro, al Papa.

Hoy seguramente veríamos más al tema de los cátaros desde el punto de vista de la libertad de expresión que de una aproximación religiosa. La brutalidad de la represión contra la libertad de pensamiento en el sur de Francia en aquel período alcanzó magnitudes espantosas. En Béziers, por ejemplo, más de 20 mil persona fueron pasadas a deguello, sólo para asegurarse que no quedaran cátaros. “Matadlos a todos. Dios reconocerá a los suyos” es la frase que le adjudica al sacerdote que llevó adelante el ataque, Arnaud Amaury. Aunque hay discusiones sobre si la frase se pronunció realmente.

Mi sorpresa fue encontrarme, hacia el final del libro, las palabras de O’Shea acerca de la explotación turística del mito cátaro. Desaparecidos por completo tras la brutal campaña militar realizada por la Iglesia Católica, sólo quedan los recuerdos y las representaciones sobre estos disidentes religiosos. Muchos movimientos políticos europeos han recuperado su figura, desde anarquistas hasta los nazis -si, es difícil de entender pero así fue. En cierta medida, los cátaros son una especie de significante vacío, que se puede llenar con cualquier cosa: libre pensamiento, anarquismo, fe, humildad, resistencia, rebelión.

Y por supuesto, los cátaros han sido generosamente explotados por los agentes turísticos, que detectaron a una creciente cantidad de personas interesadas en conocer más sobre este movimiento y el lugar en donde vivieron. Aún cuando los castillos y moradas de los cátaros fueron destruidas, aún es posible visitar los lugares donde se desarrollaron los sucesos. Por ejemplo, en la página oficial de Carcasona, una de las zonas más importantes en la difusión del catarismo, se invita a conocer algunas localidades muy relevantes del país cátaro, como Monsetgur. Y en esta página tienen la descripción de un tour para conocer las localidades de la zona. O’Shea narra incluso que los casinos y restaurantes aparece el nombre “cátaro”. Su presencia en la zona se vuelve constante, toda una paradoja si se toma en cuenta que se trata de una corriente religiosa que desapareció por completo, sin dejar monumentos ni expresiones artísticas.

Obviamente, las narrativas del turismo tienden a magnificar las capacidades del catarismo, que en la ausencia parecen hacer ganado la batalla: su figura, en la distancia, luce perfecta, abnegada, justa, frente a la prepotencia de sus enemigos. Lo cual no es nuevo: en América muchas leyendas y relatos resaltan el papel de los logros de las tribus indígenas, aunque lamentablemente eso llegó demasiado tarde para salvarlas.

Hay un buen número de recursos interesantes para ver el tema de turismo cátaro. Por ejemplo aquí; aquí; aquí y el largo artículo que le dedican en la Wikipedia.

Eso sí: por más fascinante que les parezca la historia de la herejía cátara, tomen distancia de esos discursos alabatorios que encontrarán en muchas páginas turísticas. Recuerden que a esta altua de la historia ya no se trata de una cuestión de fe, sino apenas de marketing.

Written by:

5 Comments

  1. Julia Sanchís
    Septiembre 6

    Otro libro muy ameno que puede ayudaros en el acercamiento a esta religión y además resulta muy agradable de leer es “El retorno cátaro” de Jorge Molist. La parte histórica está muy bien fundada y además muy bien integrada en una historia intrigante con muchísima pasión y tensión.
    Espero que os sea útil…
    un saludo,
    Julia.

  2. damian
    Octubre 3

    me parece que tendrias que buscar otro fuente ademas de ese libro, por lo menos para entender que se habla de una religion, no de una secta como mencionas.

  3. Octubre 3

    Damián, ¿podrías señalar que consecuencia relevante tendría para este artículo eliminar la palabra “secta”? Como te darás cuenta, se trata ante todo de usar alguna palabra (enseguida la cambiaré por “grupo”) pero este tipo de crítica, que en vez de ir al fondo de la cuestión, se concentra sólo en marcar alguna palabra aquí o allá, no me parece que sume mucho a la discusión.

  4. Alejandro
    Octubre 11

    Si teneis alguna buena informacion, estoy muy interesado en profundizar en este tema, os agradeceria algo fidedigno sobre esto.
    Gracias.

  5. Carla
    Febrero 7

    Me leí un libro llamado “Historia del Rey Transparente” escrito por Rosa Montero (Española). Es una narrativa ficción pero con muchos datos históricos de la época medieval, la nobleza, los caballeros, etc.
    Por eso busqué la palabra cátaro y me llevó a esta página. A los que les guste este tema, se los recomiendo, es una gran historia que incluye un poco de filosofía, sentimientos, inocencia y hasta ignorancia. Incluye la persecusión de los cátaros. El libro lo pueden conseguir en http://www.alfaguara.net y creo que también lo tiene Amazon.com. Suerte!

Comments are closed.