Goffman llegó al análisis del comportamiento en público de los usuarios de telefonía celular. O al menos, eso hipotetiza Howard Rheingold al analizar el libro de Rich Ling, The Mobile Connection: The Cell Phone’s Impact on Society. El nivel de interrupciones que los teléfonos móviles causan en ciertas situaciones de interacción merecía, hace rato, que se lo analizara desde el punto de vista interaccional. Este tipo de dispositivos, que nos dan la posibilidad de ser esclavos de la conectividad permanente, siempre se insertan sobre ambientes sociales que ya tenían reglas precisas antes que aparecieran los celulares. Por ello, en los cines y los restaurantes estos aparatos no suelen ser tolerados. En el cine, se advierte a los plateístas sobre la necesidad que los apaguen; en los restaurantes, a veces se invita a las personas a hablar fuera del salón, o incluso llegan a bloquear las señales.

El artículo de Rheingold se puede leer en The Feature.

Anuncios