A veces, quienes analizamos el fenómeno del turismo focalizamos los cambios en los comportamientos de los agentes sociales y buscamos desarrollar marcos de análisis. Hipotetizamos sobre los cambios en el consumo, sobre las razones que impulsan el abandono de los paquetes de tours, la distribución de los períodos de vacaciones en varias instancias del año, entre otros ítems. Pero choca ver como algunas de estas reflexiones se están convirtiendo en commodities de los discursos expertos de la planificación turística.

De hecho, Plataforma, la novela de Michel Houllebecq, toma esos “discursos expertos” y los somete a una burlona revisión. ¿Qué buscan los turistas? Al parecer, según los especialistas, ya no queremos solamente ocio, sino que pretendemos hacer un “turismo responsable”, que busque conocer las culturas locales y privilegie la “autenticidad”. Claro que la misma novela de Houllebecq es un ataque contra esas ingenuas creencias. De hecho, los mismos protagonistas, que conocen a la perfección todas esos “sentidos comunes” de “hacia donde va el mercado turístico” se ponen a desarrollar un tipo de paquete turístico que blanquea, directamente, el turismo sexual.

Estoy tentado a usar algún capítulo de la novela de Houllebecq para mi seminario. Pero si sigo haciendo cambios en el programa, voy a terminar por ganarme el odio de mis alumnos :P. Me parece que queda para la próxima vez que lo dicte, siempre y cuando las resoluciones cada vez más ridículas del Consejo Directivo de la UBA -que ahora ni siquiera quiere dar algún reconocimiento académico a quienes damos seminarios- no me lo terminen impidiendo.

Anuncios