De acuerdo con lo que publica Hospitality Newswire (requiere suscripción gratuita), los gobiernos africanos esperan que el crecimiento del turismo en ese continente ayude a reducir la pobreza. Quienes vengan leyendo este blog, saben que suelo ser bastante escéptico sobre este tipo de afirmaciones. Es cierto que el crecimiento del turismo crea empleos en el sector privado, y que muchas veces sirve para realzar la importancia de ciertas zonas urbanas. Pero por otro lado, suele requerir de inversiones importantes en infraestructura, que son hechos por el sector público. ¿Cómo se financian esas inversiones? En muchos casos, con más deuda contraída en el exterior, como está claro en la nota de Hospitality Newswire.

Ni que hablar de algunas situaciones coyunturales que favorecen al turismo, como la apreciación del valor del dólar en ciertos países, que beneficia la llegada de turistas que ven fuertemente abaratados sus costos. ¿No puede ser esto considerado casi un subsidio implícito? Porque otras actividades económicas se perjudican por un valor de cambio que ponga al dólar demasiado arriba.

¿Provoca el crecimiento del turismo lo que algunos economistas llaman “efecto derrame”? Esto es, que los mayores ingresos en ese sector terminen ayudando a otros, vìa el incremento de la demanda de productos y empleos. Pero esos efectos son, seguramente, limitados a algunos sectores. ¿En serio el turismo puede ayudar a combatir la pobreza? Difícilmente lo haga sin políticas de redistribución del ingreso, cada vez más regresivas en la mayor parte del mundo. Como ya comenté con respecto a la apreciación turísticas de ciertas zonas de las ciudades (en la serie de entradas tituladas “Burbujas Turísticas”, aquí y aquí), la inversión pública en turismo a veces termina por hundir a ciertas zonas de las urbes en la más completa oscuridad, al dejarlas aparte de los circuitos turísticos. Y muy particularmente, en Estados Unidos, por ejemplo, esas zonas suelen ser las más pobres y las que más importantes dificultades de infraestructura tienen.

No me parece que se pueda decir mecánicamente que el turismo combata la pobreza. Bajo ciertas condiciones, puede ayudar a reforzar las desigualdades.

Anuncios