Uno los puntos más atractivos del turismo rural es, en términos de marketing, el hecho de que se vende algo «auténtico» y «tradicional». Frente a la habitual forma de trato estandarizada y despersonalizada de los hoteles, las estancias suelen más bien vender otra forma de relación con los turistas, basadas en una mayor interacción con el medio ambiente y tareas del campo, más un acceso a comidas «típicas» -en el caso argentino, el asado- y a los nativos del lugar.

A veces, entre tanta preocupación analítica y teórica, se nos escapa algo: nos olvidamos de lo fundamental, de […]

Phototravels es un sitio, obviamente, de fotografías de viajes. Por ahora no tienen una colección muy grande como […]