“If you want to be an eco-tourist, plant a garden. Otherwise, just call yourself a tourist and be done with it”, dicen en Whole Wheat Radio Blog. No se puede negar que la frase es rotunda. Y surge a partir de un informe de The Scientist, que analiza como la presencia masiva de turistas en lugares habitados por fauna salvaje provocan consecuencias muy serias sobre los animales. En concreto: se reproducen menos y sufren diversos tipos de problemas, como el stress.

De acuerdo al trabajo de New Scientist, el negocio del ecoturismo mueve varios miles de millones de dólares por año, y crece entre un 10 y un 30% al año; una tasa muy superior al resto de la industria de los viajes. Pero este tipo de tours suele ofrecer el avistamiento de fauna en presuntas “condiciones naturales”, lo que termina provocando un efecto muy paradójico: que el llamado “ecoturismo” es una de las razones de la destrucción de la fauna salvaje. De acuerdo a New Scientist la mayor parte de estos tours no suelen estar supervisados, ni cuentan con ningún tipo de certificación de “ecoturismo”.

Los interesados en el tema de las certificaciones sobre ecoturismo, pueden ver en [url=http://www.planeta.com/ecotravel/tour/certification.html]las páginas de Planeta.com[/url].

Anuncios