El gobierno tailandés dispuso que a partir del 1 de marzo los locales de diversión de Bangkok cierren a medianoche. La medida busca disminuir con el consumo de alcohol y reducir la importancia del turismo sexual en el país. Desde ya, esta disposición es resistida por los dueños de los negocios, que ven esto como un grave perjuicio económico.

De paso, el gobierno tailandés está interesado en impulsar un plan de reconversión del sector turístico, que atraiga viajeros dispuestos a gastar mucho dinero. Y claro, eso implica sacarse de encima a los mochileros.

Más información en El Mundo Viajes.

Anuncios