Debí haber escrito esta entrada ayer, pero al final no tuve tiempo. El mes que pasó fue muy ajetreado en cuanto a trabajo -y eso que acá en esta parte del mundo es época de vacaciones- y el blog no sufrió mayores modificaciones visuales, como en otros tiempos. Lo que ha habido, y esto es algo importante, es una cantidad importante de comentarios y el surgimiento de algunas iniciativas nuevas, como el intento de crear una comunidad sobre viajes y turismo en Tribe.net, a la cual habría que darle difusión y tiempo, y la mudanza de Vida Vacia, mi otro blog, a este hosting, con WordPress como gestor de contenidos. El link a Vida Vacía está en la columna a la derecha.

Tras un enero en el cual soñé con celulares -armé un largo informe sobre el tema, que saldrá a la venta en Argentina en pocos días, y en el resto de América Latina en los próximos meses- febrero se avecina con entregas atrasadas de la maestría y la reformulación del programa del seminario sobre viajes, movilidades y comunicación que tengo que dictar en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Parte de esas ideas, así como los bosquejos sobre el programa, seguramente aparecerán en las futuras entradas de Blog de Viajes.

Lo que sí me pregunto es hasta cuando aguantaré esta vida un poco sedentaria de los últimos meses. Paciencia, ya saldremos a la ruta.

Anuncios