image

Un impresionante y muy bien escrito artículo sobre la cadena minorista más grande del mundo, Wal-Mart, fue publicado en diciembre por la revista Fast Company, del multimedios Time Warner. Más que interesante la hipótesis del autor: la política de precios bajos de Wal-Mart sólo fue posible mediante una constante presión sobre la cadena de proveedores, a los que obligaban a bajar los precios al máximo. El resultado: la única manera de ser rentables para los proveedores era tener empleados con sueldos más bajos, algo que se logró con la tercerización de la producción en países asiáticos, donde se pagan salarios miserables en dólares. Y con condiciones de trabajo muchas veces deplorables.

Aún cuando esto no suene demasiado novedoso a los lectores de No Logo de Naomi Klein, el artículo de Charles Fishman es de una contundencia apabullante. No lo dejen pasar.

Por cierto, la tapa de ese número es realmente brillante.

Anuncios