De acuerdo al primer número de este año del Barómetro de la Organización Mundial del Comercio -que se distribuye entre periodistas y miembros de la industria turística- las perspectivas para este año para el continente americano son:

  • Recuperación del turismo interno estadounidense, gracias a la baja inflación. Pero con el dólar débil, difícilmente vayan a crecer los viajes hacia el exterior. En cuanto a las visitas a Estados Unidos, la cada vez más restrictiva política de ingresos y de otorgamiento de visas seguramente afectará el mercado turístico. El principal beneficiario de la combinación de dolar débil y política restrictiva de ingresos sería América Central, que recibiría más turistas. El principal perjudicado será Europa, visto ahora como un destino muy caro debido al valor del euro.
  • El Caribe debería seguir su marcha ascendente de 2003 sin mayores inconvenientes.
  • América del Sur se seguirá beneficiendo de sus bajos costos en dólares, en particular destinos como Argentina y Brasil.
  • Anuncios