Hace unos dias, Martín dejaba un comentario sobre su intención de recorrer el norte de Perú. Prometí una entrada sobre el tema, que aquí va (Juan, se reciben acotaciones en los comentarios si te interesa aportar algo).

Hay dos formas de salir hacia el norte desde Lima. La más directa, por la costa, es Trujillo, una ciudad de la que ya hablé en posteos anteriores. La otra es irse para el lado de las montañas, hacia Huaraz y Caraz. Recomendaría no perderse esta ruta. Es francamente fantástica. Además, se puede visitar Chavín de Huantar, un interesante sitio arqueológico con unas cuevas interesantísimas. Hay que ir en micro desde Huaraz -son unas tres horas de viaje.

Otro punto para no perderse del norte de Perú es Chiclayo. Aunque en realidad debería hablar con más exactitud: Lambayeque. Allí se encuentra la tumba del Señor de Sipán, uno de los más interesantes legados prehispánicos de Perú.

Cajamarca es otro punto obligatorio. La ciudad se encuentra en una especie de valle entre las montañas, y es realmente muy bonita. Allí se encuentra la famosa habitación que Atahualpa prometió llenar de oro para obtener su libertad. Por cierto, hay que llegar en la semana, porque los fines de semana está cerrada.

Debo reconocer que Piura, otra ciudad del norte de Perú, no me gustó. Hacía un calor infernal, y no encontré mucho más para hacer que salir hacia Tumbes. Pero si alguien conoce cosas interesantes que hacer en la zona, que avise. Y los que lean esto, y son de Piura, no se enojen :). Más bien busquen demostrarme que estoy equivocado.

Como ciudad, Tumbes no tiene mayores atractivos, pero cerca se encuentra la playa más bella de Perú: Máncora. Realmente vale la pena visitarla. Está llena de limeños que van a hacer surf.

Reconozco que me quedé con las ganas de conocer Kuelap, la ciudadela de los chachapoyas. Ahí si que no puedo ayudar. Creo -aunque habría que averiguar- que se puede ir en micro desde Trujillo. Hasta lo que sé, los caminos son complicados, pero eso es bastante usual en ciertas zonas de Perú, en particular las montañosas.

Por cierto, si piensan ir a la selva, el destino obligado es Iquitos. El tema es que hay que ir en avión, ya que no hay rutas hasta allí. No sé cual será el costo actual, pero en 2001 era de más o menos unos U$S 150 el pasaje ida y vuelta. Pero si piensan ir a la selva, avisen y hago una entrada más detallada, porque lo merece.

Otro punto interesante es Huancayo. Realmente, ir allí es conocer el Perú no turístico. Se puede ir en tren a Huancavelica y a Cerro de Pasco. Si alguien tiene datos para agregar en esta parte,será bienvenido.

Varias aclaraciones importantes. En primer lugar, el norte de Perú no es tan “turístico”. Al menos, no tanto como Cusco. Por lo tanto, no encontrarán tantos turistas en el camino, excepto alemanes, que están por todos lados :). En cierto sentido, la explotación de estos lugares en términos turísticos es mucho menos intensa que en el sur de Perú.

Anuncios