Un interesante artículo del blog Single Planet plantea un análisis de los problemas para los turistas extranjeros en China. Este país está viviendo una impresionante expansión de su mercado interno, que se traduce en una gran dificultad para encontrar transporte y alojamiento en ciertas épocas del año. Pero, más particularmente, señala los problemas provocados por la diferente percepción de cada cultura -en este caso, aunque suene esencialista, la “china” y la “occidental”- de qué puede ser caracterizado como un “lugar atractivo” en términos turísticos. El artículo cita el caso de Puzhehei, en la provincia de Yunnan, donde las autoridades construyeron un resort de puro concreto, en un paisaje en donde pueden verse enormes antenas para telefonía móvil y con palmeras importadas. Mientras los turistas occidentales se quejan de este “feo paisaje”, los chinos lo observan encantados.

El autor pronostica además que para 2009-2012 se verán los años dorados del turismo en China, en particular después de los Juegos Olímpicos se que harán en Beijing en 2008.

Me hubiera gustado citar al autor por su nombre, pero a pesar de haber recorrido buen rato su blog, no lo encontré. Si alguien lo halla, puede anotarlo en los comentarios.

El artículo se puede ver en esta página.

Anuncios