OK: voy a reconocer que tanto “Issues” como “Untouchables” no me habían gustado gran cosa. Pero al menos había algún tema rescatable por ahí, algún estribillo, uno o dos hits para pasar en MTV, aunque la estructura de las canciones fuera siempre la misma. Tal vez para no escuchar más las quejas de los que pataleaban y que decían que “Korn hace siempre la misma canción”, la banda ha intentado que “Take a look in the mirror”, su flamante disco, explore nuevos sonidos.

El resultado es muy triste. El disco es insalvable. Ni un estribillo, ni un puto hit, nada. Lo escuché tres veces ya, y aún así soy incapaz de recordar nada de él. Lo pongo fuerte, me siento a escribir, y cuando me doy cuenta, el disco ya terminó. Triste, muy triste. Korn no hace nada decente desde “Follow The Leader”, y mucho me temo que los próximos discos sean aún peores. Es tan aburrido como el último disco del gordo de Marilyn Manson.

Con decirles que al lado de “Take a Look in the Mirror”, me quedo con el último de Limp Bizkit, “Results may vary”, donde Fred “Siempre saco el mismo disco y me lleno de guita” Durst insiste con la fórmula “Nookie + un poco de hip hop para blancos”. Pero a pesar de eso, al menos dos o tres canciones se te pegan. Así que MTV lo seguirá pasando.

Me temo que, salvo Deftones, ya no hay mucho ya que escuchar en el terreno de lo que alguna vez la prensa llamó “ñu Metal”.

Anuncios