Aguas calientes y el impacto ecologico

El tema del impacto ecológico que está provocando el crecimiento de la población de Aguas Calientes, la más cercana a Macchu Picchu, hace tiempo que aparece en los medios peruanos. En el diario El Comercio, el más importante del Perú y el diario tradicional de la elite, la posición es clara: el poblado debería ser trasladado, como puede leerse en esta nota. En la zona, desde ya, se mueven intereses diferentes. Por un lado, las autoridades y pobladores de la zona piden recibir parte de los ingresos del turismo que ingresa a Machu Picchu, y para ello incluso han hecho una huelga que impidió durante 24 horas la llegada de trenes y helicópteros a la ciudadela. Por el otro lado, seguramente hay intereses del sector hotelero para explotar la zona. La nota fue cubierta también por BBC de Londres y Perú Indymedia.

El poblado, según la revista limeña Caretas, se encuentra no no sólo en un estado lamentable sino que además vive una dura pelea entre los candidados políticos.

Yo estuve hace algunos años allí, y me había llamado la atención la geografía del lugar, y como el pueblo estaba enclavado entre los cerros. Guardo un buen recuerdo de Aguas Calientes, y de sus aguas termales, que me dieron un buen descanso después de cuatro días de andar por el Camino del Inca. Sin embargo, ya me había llamado la atención el desorden en la zona de las vías y lo cerca que se encontraban bares y comercios de las vías del tren. Es que en Aguas Calientes, la clave es estar lo más cerca de donde bajan los turistas, que salvo en los casos de los viajeros independientes, sólo pasan de largo por el poblado.

De paso, una nota de El Comercio publicada hace unos meses, en donde se cuenta como la UNESCO ha pedido medidas al gobierno peruano para preservar la integridad de Macchu Picchu. Difícilmente haya un objeto turístico más interesante en América del Sur para analizar desde el punto de vista del impacto ambiental que el de la ciudadela de Macchu Picchu y del Camino del Inca, que fueron devastados por la presencia masiva de turistas y la falta de una política de conservación. La nota se puede ver en en esta página. Incluso la revista The Scientist ha publicado sobre el tema, de acuerdo a este informe de la BBC.

Actualización de febrero de 2005: ahora Aguas Calientes luce mucho más ordenado, con nueva estación de trenes y todo. Eso sí: está tan caro como Cusco, lo cual ya es bastante decir.

Written by: