Una nota del Rio Negro, de la provincia argentina del mismo nombre, se pregunta como quebrar la estacionalidad que tienen algunos de los destinos turísticos más populares de la Argentina. En el artículo, además, hay datos interesantes de cómo cayó el gasto promedio en dólares por visitante a ciertas zonas del sur argentino en los últimos años, mientras crecía el número de turistas. Obviamente, esto se relaciona con la fuerte devaluación del peso argentino.

Aún cuando la nota señala factores positivos, como el alza de la ocupación hotelera, deja un poco de lado una preocupación central: cómo hacer que el turista gaste más en el destino que visita. Definitivamente, no vamos a vivir sólo del turismo internacional; sin una sostenida alza del turismo interno y regional no vamos a ningún lado.

La nota se puede leer en esta página.

Mientras tanto, parece que en la provincia de Salta se proponen continuar con la construcción de la nueva terminal de micros. Espero puedan terminarla, porque la actual es particularmente fea e incómoda. También en la ciudad de Neuquén pude presenciar hace unos días que ya habían comenzado con un proyecto similar para levantar una nueva terminal para micros.

Mientras tanto, algunas ciudades del interior de la Argentina están haciendo esfuerzos por impulsar su “potencial turístico”.
Santa Rosa de Calamuchita en Córdoba y Andacollo en Neuquén se preparan para inaugurar sus propias instalaciones para atender al turismo. Este tipo de iniciativas es cada vez mas común en muchas ciudades argentinas, aunque en algunas de ellas termina en escándalo, como pasó en Zapala, Neuquén.

Anuncios