Finalmente, he visto Matrix: Revolutions, tres semanas ms tarde que el resto del mundo. Haca mucho tiempo que una pelcula no provocaba tantos artculos, en particular en el entorno acadmico. Probablemente las pretensiones filosficas de la pelcula, mezcladas con sus guios religiosos y polticos, motivaron a muchos comentaristas a sealar una larga serie de tems.

Algunos se concentraron en el hecho de que el filme retomaba la fantasa del poder totalitario que se puede rastrear desde “1984” para ac. Otros sealaban la persistente recurrencia de Matrix a las metforas sobre Internet y el ciberespacio -Smith como un virus, el Merovingio como un troyano, el Keymaker como el poseedor del secreto para explotar una vulnerabilidad de sistema.

Pero hace ya un par de meses que el debate sobre Matrix se ha apagado, y Revolutions lejos ha estado de despertarlo. La tercera parte es por lejos la ms floja, la de argumento ms banal. Pero, debo marcar, a diferencia de otros comentarios, el final transitorio -ok, voy a esperar unas semanas antes de comentarlo- me pareci muy razonable. Aunque quede todo abierto -si recaudamos un par de cientos de millones hacemos Matrix 4, no?-.

De todas maneras, no dejo de rescatar el hecho de que un filme se haya traducido no slo en un fenmeno comercial, sino tambin en un llamado a producir artculos y ponencias sobre un objeto de consumo popular. El punto es si se puede decir algo original sobre Matrix, que agregue algo al menos a las cataratas de artculos sobre el filme. Ah, y que no digan nada sobre metforas y realidad virtual. Difcil, creo.

Anuncios