¿Porqué las personas contratan una agencia para que les diseñe su viaje? La primera respuesta podría ser que los profesionales de la industria turística poseen un saber experto que les permite diseñar un viaje, mientras que los turistas, al parecer, no lo tendrían. Como plantean Lash y Urry (1994:342), “uno de los rasgos esenciales de la modernidad es que las relaciones sociales se desgajan de sus contextos locales de acción (…) Es un desarraigo que se basa en la confianza (…) La movilidad se basa en el desarrollo de la confianza en expertos profesionales que han ideado sistemas de viaje y de transporte en masa que al menos inicialmente reducen los riesgos implícitos”.

Al menos en el tema del turismo, el punto clave es el riesgo. Si bien es cierto que los profesionales del turismo poseen un saber experto, éste no se ancla solamente en la información que poseen sobre los destinos. Este tipo de información no es tan difícil de obtener. Existen guías, sitios de Internet, suplementos de turismo, que permiten a cualquier persona armar un viaje independiente, y sin haber pasado por agencia alguna.

Pero una gran cantidad de personas sigue concurriendo a agencias para armar viajes a destinos poco conocidos. La hipótesis de Lash y Urry es que el saber experto de los profesionales del turismo no relaciona tanto con el conocimiento objetivo de los destinos sino más bien con su capacidad de armar tours que reduzcan el riesgo que entraía el visitar un destino desconocido. En cierta medida, esa reducción del riesgo implica colocar al turista en un ambiente “protegido”. En la práctica eso significa aislarlo de la interacción con los nativos no integrantes de la industria del viaje, en áreas reservadas para turistas, y en donde la mayor parte de las salidas hacia el “mundo exterior” se hace de la mano de guías especializados.

En cierta medida, la existencia de “turistas de tours” y de viajeros independientes demuestra que no existe un único tipo de turista, sino diferentes prácticas y representaciones relacionadas con el viaje.

Bibliografía citada

Lash, Scott y John Urry (1994) “Movilidad, modernidad y lugar” en Economías de signos y espacios. Sobre el capitalismo de la posorganización. Buenos Aires, Amorrortu.

Anuncios