23 viajes por el mundo

Viajes reales e inventados: los efectos de la ficción sobre el turismo

Un par de años atrás la revista Good armó un mapa de los “23 viajes más influyentes” de la historia, para el cual decidieron no separar entre viajes “reales” y aquellos que en realidad sólo ocurrieron en la literatura -o que tienen una buena cantidad de elementos difíciles hoy de certificar históricamente, como el caso de Marco Polo. Y es que los viajes inventados, leídos y releídos por muchas personas, tienen finalmente un efecto real sobre la vida de las personas. Por el lado más inspiracional – romántico- individual, pueden despertar un interés por realizar tus propios viajes. O adoptar una actitud positiva hacia el viaje, que lo legitima como una búsqueda de conocimiento y mejora personal, anque no se pueda tener la oportunidad de viajar demasiado. Por el lado comercial, muchos de estos viajes hoy son la base de propuestas y negocios turísticos.

23 viajes por el mundo

Pero sería restrictivo limitar el impacto de la ficción únicamente a lo que aparece clasificado como “relato de viaje”. Hoy hay una enorme variedad de viajes motivados, justamente, por la ficción y el disfrute de productos mediáticos inscriptos en categorías bastante alejadas del turismo. Por ejemplo, los recorridos urbanos motivados por series como “The Wire” en Baltimore o “Breaking Bad” en Albuquerque -series que además muestran entornos urbanos decadentes y no precisamente atractivos para un folleto turístico. Los tours Beatles por Liverpool o los motivados por The Smiths en Manchester. No siempre son las historias de viaje las que motivan los viajes. En muchos casos son, simplemente, las historias contadas en libros, canciones, series, o en reconstrucciones, a veces bastante discutibles, sobre la biografía de personas y artistas destacados.

No se trata, claro, de cualquier historia. Se trata de historias y de productos mediáticos significativos para nuestra propia biografía, como sucede con mucha de la música, libros y series que consumimos. No importa tanto el estatuto de ficción como su grado de importancia con respecto a cómo esa historia se integra con nuestra propia historia personal. Algo que no es raro para los viajeros, que saben perfectamente que un viaje se puede justificar desde lo social -porque es considerado positivo por el entorno de la mayor parte de nosotros- y también desde lo personal, como desafío y búsqueda.

Marco Polo

Que hoy no se pueda chequear desde lo histórico buena parte de las afirmaciones de Marco Polo o Ibn Battuta no es a esta altura un problema demasiado relevante para el mercado de viajes. Su existencia como viajeros y la enorme relevancia de su obra para otros viajeros es lo que nos importa. Y lo mismo sucede con otros “grandes viajes inventados”, como los que suceden en las obras de Julio Verne. La realidad del mercado de turismo necesita de la ficción. Tanto como necesita de los “relatos inspiracionales” que celebran el individualismo viajero y a la vez tienen un impacto económico en la industria de los viajes, como llevar a otras personas a aumentar su gasto en productos turísticos como hotelería, transporte, etc.

El mapa interactivo de Good lo pueden encontrar en este enlace.

Leer Más

China: turismo y datos a tomar en cuenta

Great

Veamos algunos datos sobre el crecimiento de China en el mercado turístico:

* Para 2015, el país pasará a ser el mayor mercado mundial de turismo de negocios
* Para 2020 se espera que se convierta en la nación más visitada del mundo
* 78 millones de chinos viajarán fuera de su país en 2012. Para comparar, en 2010 64 millones de estadounidenses visitaron otras naciones.

Cualquiera de estos tres datos marcan el profundo cambio que va a sufrir el mercado global de viajes. Por un lado, los viajeros chinos comienzan a visitar de manera masiva otros países -por ahora el impacto se ve más que nada en ciertas naciones de Asia. Al respecto, tienen un interesante texto en SmartPlanet. Por otro, el país atrae grandes cantidades de viajeros de negocios y turistas, interesados en recorrer sus ciudades -y de eso hablamos hace unos días en este blog.

El crecimiento turístico de China muestra, de todas maneras, que su gobierno tiene muy claro que su política de gobierno va a seguir sin mayores cambios, a pesar de la mayor llegada de extranjeros. Un ejemplo son las restricciones al ingreso de turistas a Tibet, en particular a los viajeros independientes -si permite grupos de más cinco personas, acompañadas de un guía chino. A pesar de estas medidas, el turismo en la región sigue creciendo, en particular por las mayores facilidades de acceso vía transporte aéreo o de ferrocarril.

Por cierto, una simple búsqueda en Google News les mostrará cuantos gobiernos están impulsando, desde sus Ministerios o Secretarías de Turismo, todo tipo de planes para atraer a más turistas chinos. Desde ofertas especiales hasta la simplificación de los procesos de migraciones y visado.

Leer Más

Cupones de descuentos y mercado de viajes: el caso Clickon

Clickon y los cupones de descuento en el mercado de viajes

A fines de marzo, publiqué una entrada en este blog sobre la entrada de Groupon en el mercado turístico argentino, y cuáles eran las apuestas que estaban haciendo. Desde ya, el tema era un poco más amplio; lo que quedaba claro que ya para ese momento todas las compañías ligadas con el tema de cupones de descuento estaban comenzando a hacer cosas en el mercado de viajes. En aquel momento, quedaba claro que las apuestas de Groupon pasaban por comenzar a incursionar en este segmento a partir de los hoteles, y aprovechar las temporadas bajas para lanzar ofertas que, asociadas a la idea de compra por impulso, llevaran a los usuarios a aprovechar los cupones para hacer escapadas de pocos días.

Hace algunos días tuve la oportunidad de charlar con Eugenia Reinoso, Tourism Manager para Clickon, una de las participantes más fuertes en el mercado de cupones de descuento en Argentina. Y uno de los temas de la charla giró alrededor un tema importante para este segmento: que a medida que se incremente la competencia y la cantidad de usuarios que usan estos descuentos, habrá que comenzar a producir ofertas que logren diferenciarse. O sea, que si bien se comenzó por los hoteles y escapadas en temporada baja, pronto habrá que sumar más elementos para incrementar el atractivo de las ofertas.

En el caso de Eugenia Reinoso, ella ya cuenta con una experiencia extensa, en particular en hotelería, algo que ella marca como relevante para comenzar a pensar nuevas formas de generar ofertas. No sólo por los contactos que tiene con el mundo del turismo; también por sus conocimientos en cuestiones relacionadas con revenue management y gestión. Que una empresa de cupones de descuento requiera el perfil de una persona que ya conozca el mercado de viajes es interesante para entender un punto: que el foco en el futuro cercano va a estar puesto en la diversificación y agregado de elementos a la experiencia de viajes. Por ejemplo, y esto es algo que ya pueden ver si revisan en las ofertas de empresas como Groupon, Clickon, LetBonus y otras compañías en las últimas semanas, ya pueden encontrar ofertas que no sólo incluyen el hospedaje. Se suman excursiones, traslados desde el aeropuerto, almuerzos y más cosas. Puede ser, por ejemplo, una muy buena oportunidad para que varias compañías (o destinos) organicen paquetes de viajes para estimular la llegada de viajeros en temporada baja. Recuerden, en todo caso, que el tema de los descuentos es presentado ante todo como una acción de marketing con fines de promoción, creación de bases de datos y demás, y no como un “canal de venta de segunda clase” -este tema se explica en la entrada que hicimos sobre Groupon. El margen que se deja en la acción debería ser recuperado por otro lado.

Claro, sigue el tema de la limitación del transporte de larga distancia. No quiere decir que no se puedan ofrecer paquetes completos con descuento -de hecho hay empresas de cupones que ya lo hacen- pero el descuento más importante se concentra en ítems que no tienen que ver con el transporte aéreo, por ejemplo.

Aún cuando se concentren en la temporada baja, para los próximos meses deberíamos ver una diversificación de las ofertas de viaje, que aunque incluyan centralmente hoteles, comenzarán a llegar de manera más masiva a excursiones, paquetes de viajes y segmentos puntuales del mercado de viajes, como cruceros. Pero llevar a cabo este tipo de políticas va a requerir personal que conozca muy bien los esquemas de comercialización del mercado turístico. Algo que ya podemos ver en la constitución de equipos específicos para trabajar ese tema en las empresas de cupones.

Por cierto, le agradezco a Eugenia por su tiempo para la charla, y a @marianolegname por hacer los contactos para la entrevista.

Leer Más

Groupon entra en el mercado turístico

Groupon entra al mercado turístico

Esta semana charlé con Federico Malek, country manager de Groupon para Argentina y Uruguay, y Cristina Raunich, responsable de comunicaciones de la misma empresa. El motivo era que Groupon ha comenzado a incursionar con más fuerza en el mercado turístico de la región, y desde ya el tema me interesaba. En particular porque Groupon suele ser más asociados con bares, restaurantes y servicios de estética antes que con viajes. Si queda alguien que no conoce la empresa, el resumen: Groupon es una empresa que maneja un sistema de descuentos que nunca baja del 50%, y que son vendidos a través de su página Web en mercados determinados. En el caso de Argentina, pueden llegar a todo el país o concentrarse sólo en determinadas ciudades o áreas de ellas. Los descuentos no duran más allá del día, y son comunicados a través de un sistema de newsletters. Los consumidores pagan por adelantado con su trajeta de crédito y aceptan las restricciones -por ejemplo, deben avisar al comercio cuando concurrirán con cierta anticipación. Modelo de negocios: Groupon se queda con el 50% del valor del cupón luego del descuento. O sea, que si una empresa ofrece un producto o servicio a través de Groupon, y acepta un descuento del 50%, se quedará con el 25% del valor de lista. Los “deals” tienen cupos, por lo cual sólo se vende un determinado número de ofertas.

A la hora de incursionar en el mercado turístico, han apuntado a los hoteles. La idea es vender estos descuentos durante las temporadas bajas. Por ejemplo, en este momento la costa y la Patagonia Argentina están con una ocupación bastante reducida. Como el newsletter de Groupon llega a muchas personas (tienen 1,8 millones de usuarios registrados en Argentina), en pocas horas se pueden tener vendidos varios cientos de reservaciones para temporada baja, atraídos por un descuento bastante considerable, y de esa manera mejorar el nivel de ocupación. Por ejemplo, ayer un hotel en Mar del Plata ofrecía dos noches, listadas a 540 pesos, por 270 pesos tras el 50% de descuento, con acceso al spa y en habitaciones dobles. Y agotó la oferta con más de 400 ventas.

Hay un punto importante que remarca la gente de Groupon: que no son un canal de ventas. Esto es, que los descuentos que ofrecen los comercios deben ser vistos como acciones de marketing. Por ejemplo, atraer consumidores nuevos, ampliar la base de datos con nuevos contactos, hacer publicidad o vender servicios relacionados a precios de lista. Por lo tanto, un comercio que participe de una promoción en Groupon tiene que tener en claro cuáles son sus objetivos de promoción. No cuesta entender el porqué de “no somos un canal de ventas”; si se los viera de esa manera, Groupon correría el riesgo de que los compradores de descuentos sean vistos como “consumidores de segunda”, a los que se les brinda peor servicio, y sólo se tolera porque ocupan las bandas con menor ocupación en hoteles, bares y restaurantes. Por ello, no repiten ofertas, y éstas aparecen por períodos muy cortos.

La compra de los descuentos de Groupon es bastante impulsiva; la idea es, justamente, que el consumidor se tiente por el precio ofrecido y pague por adelantado con su tarjeta de crédito. Pero en el mercado turístico veo una limitación: los consumidores tienen en claro que su gran aliciente es el precio, por lo que van a pensar dos veces si el descuento es hecho en un hotel al que sólo pueden llegar, por ejemplo, en un vuelo. Conclusión: en el sistema de Groupon en Argentina, los hoteles que mejor recepción tendrán de sus ofertas son los que ofrecen mejor conectividad con los grandes centros urbanos de Argentina -Buenos Aires, Córdoba, Rosario- y a los que se pueda llegar preferentemente en un viaje no muy largo en buses.

Otro punto: Groupon favorece que el descuento no sea hecho sobre el valor de la habitación simplemente. Más bien, alientan “experiencias” de viaje, que incluyan accesos a spa y otros servicios. Por lo tanto, aquellos hoteles con mejores instalaciones le podrán sacar más provecho a las promociones de Groupon.

Parece como bastante difícil que, al menos en Argentina, Groupon pueda ofrecer muchos descuentos en sectores como transporte. Este mercado está regulado por bandas tarifarias que deben cumplirse, más los altos costos fijos. Si es bastante factible que haya oportunidades para Groupon por el lado de las excursiones locales, sobre todo si el consumidor puede relacionar esa compra con algún descuento en hoteles. Y, por supuesto, para otros servicios ligados al ocio, como bares, restaurantes y espectáculos en lugares turísticos, algo que en realidad hace tiempo está dentro de la oferta de este sistema de descuentos.

El sistema de Groupon, para lograr un descuento importante, busca siempre tratar directamente con quien provee el servicio. Por ello, los hoteles se adaptan bien a ese esquema. Pero otros productos turísticos, que implican la coordinación de varios proveedores, como el caso de los paquetes turísticos, están por ahora fuera del radar de Groupon.

Por cierto, me sorprendió ver lo rápido que creció la empresa en Argentina, sobre todo si tenemos en cuenta que el tema de cupones de descuento es bastante nuevo en este mercado. Ya tienen más de 150 personas trabajando en sus oficinas locales, y pronto van a mudarse.

Por último: son muchos los que expresan sus dudas sobre la viabilidad del modelo de negocios de Groupon, en particular en el caso de los pequeños y medianos comercios. Pueden chequear artículos muy críticos con la empresa (en inglés) en Gawker, en el blog de una cafetería en Denver y Bob Phips (éste último en realidad tiene toda una serie de entradas sobre el tema). Sobre el problema de tomarlo como un “canal de venta de segunda”, pueden chequear Error 500. Pueden revisar también una nota de The Wall Street Journal sobre la tasa de comerciantes que se muestran satisfechos o insatisfechos con el sistema de descuentos. Un análisis de las perspectivas de beneficios por parte del comerciante puede verse en el blog Working Knowledge de la Universidad de Harvard.Finalmente, está el tema del surgimiento de múltiples clones del modelo de negocios de Groupon; parece bastante difícil que un mercado como el argentino pueda tener diez o más competidores en el segmento de los descuentos.

¿Alguien ya compró algún descuento en productos turísticos en Groupon? Si es así y quieren contar su experiencia, pueden hacerlo en la sección comentarios. Por cierto, agradezco a Federico y Cristina por el tiempo de charla, de donde tomé datos para el análisis ofrecido en la entrada.

Leer Más

Facebook Places y las apuestas por la geolocalizacion

Facebook Places

Y finalmente Facebook lanzó su servicio de geolocalización, llamado Places. Lo hizo a partir de asociarse con otros actores del mercado, como Foursquare y Gowalla, pero la apuesta de Facebook es bastante diferente. Lo suyo no es armar un juego con bienes virtuales y badges; es simplemente una red social basada en la geolocalización destinada a contarle a nuestros amigos donde estamos. Pero en tanto FB tiene más de 500 millones de usuarios registrados toda apuesta en este mercado adquiere nuevos significados. Uno de ellos es bastante evidente: la posibilidad de que se transforme en una herramienta de marketing para las empresas, en particular para las ligadas al mercado de viajes.

Como plantean en Tnooz, para las empresas será más que relevante lograr que los usuarios hagan check-in en sus propiedades -bares, hoteles, etc- porque de esa manera lograrán aparecer más seguido en el muro de millones de usuarios. Y, de paso, de obtener una gran cantidad de información sobre el comportamiento de sus clientes; por ejemplo, cómo ciertas promociones logran atraer más o menos consumidores. No es más, claro, que una extensión del proyecto de Facebook de ofrecer todo tipo de segmentación para la publicidad; ahora, a las variables de clasificación de usuarios que ya conocíamos -sexo, país, edad, etc- se agrega la lista de lugares que visita. Claro, lo que es una oportunidad de marketing para algunos para otros es un gran problema de privacidad. Éste último tema no deja de ser muy relevante, en tanto FB permite que nuestros amigos hagan check-in y cuenten que nos encontramos con ellos. Por lo que sabemos hasta ahora, sin necesidad de contar con nuestro permiso, lo cual es realmente inaceptable.

El segundo tema que señala Tnooz, las ventajas para los viajeros, me convence bastante poco. Para contarle a los demás donde nos encontramos, no ofrece mayores ventajas a crear un perfil público en Foursquare o Gowalla. Salvo que la opción sea que sólo se enteren nuestros contactos en Facebook, lo que limita la audiencia que puede ser alcanzada, algo relevante para los bloggers de viajes. Aunque aquí aparece otro tema muy importante: la seguridad. A medida que estas redes se hagan más populares, habrá que comenzar a tener más cuidado en como difundimos cuál es nuestra ubicación dentro de una ciudad o país.

Por cierto, al momento de escribir esto, Facebook Places no estaba disponible en América Latina. Y la única app que lo soportaba era la del iPhone. Bastante limitado, por ahora. De todos modos, no va a tardar mucho en estar disponible en más países y plataformas de móviles.

Muchos se han estado preguntando sobre el impacto que FB Places puede tener sobre las empresas que por ahora dominan el mercado, como Foursquare y Gowalla. Por ahora no parece haber sido muy relevante; de hecho, Foursquare experimentó un importante crecimiento en su tráfico en estos días. Pero hay otro tema que habrá que seguir: qué van a hacer Google y Twitter, en tanto el posicionamiento en el sector de las redes sociales basadas en geolocalización aparece como muy relevante hacia el futuro, cuando la mayor parte de los usuarios accedan a Internet desde el celular. Para los blogs sobre viajes, mientras tanto, se trata de un nuevo tema a revisar, en tanto permite ampliar el tipo de información que compartimos.

Para leer más sobre el tema redes sociales y geolocalización en este blog:

Viajes y servicios Web de geolocalizacion 1
Viajes y servicios Web de geolocalizacion 2
Blogs: hora de conectarse a las redes sociales y de información

Leer Más

Mercado turístico, prospectiva y futuro: un resumen

Compact Calendar Card - Design 3 (by Joe Lanman)

En los últimos dos años, en particular, en este blog he dedicado un buen número de entradas al tema del “futuro del mercado turístico”, a partir de trabajar con algunos libros y artículos donde se analizaba, desde la prospectiva, qué podíamos esperar para las próximas décadas. Esas entradas trabajaron un número muy variado de temáticas; desde el petróleo y la crisis de la energía hasta la emergencia de nuevos liderazgos internacionales. Como en el futuro seguramente habrá más entradas de ese tipo, quería hacer un primer balance de temáticas.

En la selección que viene luego de este párrafo, verán que he separado cuatro grandes temas: entradas generales sobre futuro y turismo; futuro y movilidad; petróleo y crisis energética; y por último geopolítica y potencias emergentes. Todos estos temas van a volver a ser tocados en el futuro, sobre todo el que relaciones futuro, petróleo y geopolítica. Porque el mercado de viajes no se limita, únicamente, a hablar sobre destinos.

Entradas generales sobre El futuro del turismo

2023 y el futuro del turismo
Las agendas ocultas en el turismo
Redes globales, redes locales
Gripe porcina y el futuro del turismo mundial
Turismo, pasado y futuro

Movilidad y futuro

El final de la cultura del auto
Globalizacion y transporte, una relacion en problemas
La crisis global de las aerolineas
Estados Unidos: transporte publico y futuro
Aerolíneas: el futuro pasa por Asia

Internet, futuro y turismo

De la utopia a la muerte, o el futuro de los blogs
El espacio futuro de los blogs sobre viajes

Petróleo y crisis energética

El siglo de la movilidad
Viajes y petroleo : una relacion en crisis
Petroleo , demanda y especulacion
Petroleo : mas alla de los viajes
Petroleo: mas alla de los viajes II
Movilidad y futuro: petroleo, inestabilidad global y turismo
Movilidad y futuro: desregulacion, socialismo real y la seguridad aerea
Crisis economica y turismo III: la caida del valor del petroleo

Geopolíticas y potencias emergentes

China , el proximo numero uno
El siglo chino
China y el siglo chino 2
China y siglo chino 3 (y ultima, por ahora)
India: malos tiempos para sus aerolineas

Leer Más

Las agendas ocultas en el turismo

The Long Road (by Corey Leopold)

Cuando leemos medios especializados sobre turismo, por lo general los temas abordados se reducen a:

1) Destinos, en el caso de los medios que apuntan a los consumidores finales
2) Noticias sobre eventos profesionales; lanzamientos; promociones; destinos; y tendencias profesionales, en el caso de los que apuntan a quienes trabajan en el mercado turístico.

Rara vez este tipo de medios analiza una serie de temas que, a mediano y largo plazo, pueden tener un enorme impacto en el mercado turístico. Cuestiones como el agotamiento de los recursos naturales y la crisis energética son abordados de manera amplia, a pesar de que es obvio que impactarán en el segmento de viajes. Esos problemas son bastante amplios, y se podrían tratar de manera puntual. No se limitan, por ejemplo, al problema del agotamiento de los recursos petroleros y la movilidad. Ni tampoco al impacto que pueden causar ciertos emprendimientos turísticos en el medio ambiente. Van mucho más allá. Por ejemplo, hasta los problemas de la industria alimenticia, que consume demasiada energía en producir y transportar mercaderías. Nadie dice que no escriban sobre destinos o novedades; pero hay temas que van un poco más allá de la inmediatez de la agenda.

En los medios periodísticos, por lo general todo el tema de “tendencias” queda relegado a notas especiales y espaciadas. Tampoco hay mucho aliciente para hacerlas. Mientras los destinos generan acciones de promoción para aparecer en los medios y organizan viajes, los problemas que a mediano plazo van a afectar a la industria turística no aparecen como buenas noticias para nadie. Y menos para los anunciantes. A la larga, estas noticias seguirán apareciendo en secciones como “sociedad” o “interés general”.

No se sorprendan si encuentran más datos interesantes sobre el mediano – largo plazo de la industria turística en libros o revistas que se dedican a otra cosa. Pasa con los cambios en la manera de informarse por parte de los usuarios, y pasa también con las tendencias a largo plazo en el medio ambiente, la movilidad y el consumo. Tendremos que ir armando esos enlaces de a poco. Probablemente, la semana que viene arme una especie de “entrada resumen” de tendencias a mediano y largo plazo que he escrito en este blog, para ver como comenzamos de nuevo con este tipo de análisis. De otra manera, todo queda demasiado fragmentado y atado a los cambios en la agenda del presente inmediato, que es donde se focalizan casi de manera exclusiva los medios.

Leer Más

Los intermediarios no se van

Travel memorabilia (by alex-s)

Algunos años atrás, una parte del mercado de viajes asumía que Internet iba a hacer desaparecer a buena parte de la cadena de valor. Muchas empresas iban a comenzar a vender de manera directa, y ciertos actores, como los sistemas globales de distribución y las agencias de viajes, dejarían de tener sentido. La relación que primaría sería la de empresa de servicios – cliente, y a otra cosa.

Han pasado los años, y esos intermediarios, por los que muchos no daban un peso un tiempo atrás, siguen allí. Ni los GDS y las agencias de viajes han desaparecido, ni los hoteles y aerolíneas venden todo a través de Internet de manera directa. La cadena de valor ha cambiado, pero las modificaciones no eran tan radicales como las que se anunciaban.

A pesar de sus esfuerzos, las aerolíneas no logran superar un cierto porcentaje como venta directa. Con excepciones, aún venden la mayor parte de sus pasajes a través de GDS, agencias de viajes, y otras compañías de comercialización. Los hoteles, por su parte, deben pelear por un mercado muy fragmentado de consumidores, y necesitan apostar por las redes de comercialización que les permiten mantener un nivel de ocupación importante.

Hay que tomar en cuenta otro punto: muchos “intermediarios” han sabido adaptarse, en mayor o menor medida, a los cambios de mercado. Han aprendido a agregar valor vía la consolidación de una oferta fragmentada; ofrecen servicios de planificación de viajes, en particular para empresas; han diversificado sus estrategias de ventas, para quitar importancia a los segmentos cada vez menos rentables, como el de las aerolíneas y sus comisiones. Hay, claro, los que preferirían retroceder el almanaque una década, y volver al modelo anterior de comisiones, algo que ya no van a poder lograr.

Los intermediarios no se fueron; las empresas de servicios no venden todos sus productos de manera directa; y los clientes no siempre quieren usar Internet para comprar por las suyas. La cadena de valor del turismo ha cambiado de una manera impresionante, pero no tanto como para eliminar secciones enteras. Algunos actores pierden relevancia; otros expanden sus operaciones, como los operadores mayoristas que comienzan a ingresar en los segmentos minoristas; aparecen otros nuevos, mientras la mayoría busca reenfocar su mercado y preservar su rentabilidad. Y en eso van a seguir por los próximos años.

Leer Más

Turismo global y politicas nacionales

Una buena parte de las naciones latinoamericanas han impulsado, en los últimos años, políticas destinadas a atraer más turismo internacional. Esas estrategias van desde el marketing a las políticas económicas basadas en tipos de cambio favorables al turismo o a las desgravaciones impositivas.

Pero la elección del turismo internacional como estrategia de desarrollo económico es bastante más incierta de lo que se suele presentar. Crisis puntuales pueden ocasionar graves pérdidas y arruinar temporalmente esfuerzos de años. El caso de México y la gripe porcina, que ha ocasionado severos daños en la industria del turismo en ese país, es una buena advertencia. Los estados latinoamericanos tienen muy poco control sobre ciertas circunstancias que terminen en una caída considerable de la llegada de turistas.

Hay que recordar, además, que el mercado turístico internacional está muy concentrado. 80% de los turistas internacionales pertenecen a las veinte naciones más desarrolladas. Uno de cada cinco turistas internacionales vive en Estados Unidos, Alemania, Francia, Japón y Gran Bretaña. Para la próxima década se espera el ingreso de China a esa lista de cinco naciones con más emisión de turistas (Bohn Melch, 2004). Pero no hay que esperar cambios demasiado profundos en este esquema de turismo internacional. En todo caso, el estancamiento poblacional de Europa le hará perder de algo de presencia en el mercado global.

Mal que les pese a muchos gobiernos, no hay estrategia realmente exitosa si no logramos primero una fuerte presencia del turismo nacional. Sobre todo, porque reduce el problema del leakage, o los ingresos que los países receptores jamás reciben aunque ellos sean los visitados, algo que analizamos en Sentidos comunes: lo “importante” es favorecer el turismo internacional de primera clase.

Pensar al turismo dentro de una política de Estado implica, entre otros temas, promover la presencia de viajeros del mismo país. Y tener en cuenta también que este mercado siempre tiene crisis periódicas, muchas veces asociadas a causas externas al mercado turístico, como crisis financieras o alertas sanitarias. Aclaro lo de “muchas veces”, ya que en otras ocasiones la crisis de ciertos destinos se debe a polìticas inadecuadas de conservación de los atractivos del lugar, que pueden ser arruinados por sobreexplotación o ausencia de políticas ambientales y urbanas.

Referencias bibliográficas

Bohn Melch, Sharon (2004): “Why Tourism Matters”. En Sharon Bohn Melch (comp) Tourists and Tourism. A reader.

Leer Más

Mercado e informacion, o la busqueda de un nuevo equilibrio

HeavyLoad

Hasta no hace mucho, Internet era un canal de ventas más; cada vez más importante, pero canal de ventas al fin. Por allí, agencias, hoteles y aerolíneas podrían vender sus productos, saltar algunos intermediarios y llegar de manera más sencilla a los consumidores. En cierta medida, la Red simplemente modificaba algunos aspectos del negocio, dejaba afuera a algunos actores, pero no mucho más. Recién ahora estamos cayendo en la cuenta que la cuestión es mucho más profunda. Internet ha alterado la circulación y uso de la información en el mercado de viajes, y cada vez más, los usuarios caen en la cuenta que ya no deben pagar por cosas que, hace no más de 10 años, eran parte obvia de los costos del viaje.

En primer lugar, los usuarios hoy son cada vez más capaces de comparar precios rápidamente, sobre todo en sistemas de consulta como hay en los sitios de las aerolíneas. Alguna vez necesitaron a un agente de viaje para que les hiciera el trabajo de cotejar tarifas, pero eso ya está en decadencia hace tiempo.

Segundo, han encontrado nuevas formas de obtener información acerca de los precios en el destino que van a visitar. O sea, saben los costos razonables para muchos productos. Los encuentran en blogs, foros y redes sociales.

Tercero, una buena cantidad de usuarios se da cuenta que es posible saltear ciertos costos antes vistos como imprescindibles. Por ejemplo, pueden combinar con una persona en otra ciudad para quedarse en su casa, a través de redes como Couchsurfing. Claro, muchas personas jamás usarían este tipo de recursos, porque prefiere ir a un hotel. Pero muchos otros si pueden ahorrar el costo del alojamiento, que es por lo general una porción sustancial del gasto. A eso hay que agregarle que, para muchos de nosotros, tener mayor contacto con los habitantes locales es algo muy interesante. Recuerden que en la industria tradicional del turismo el contacto entre turistas y locales era muy limitado, y muchas veces inexistente.

El cambio en la circulación de la información, que se están dando sobre todo gracias a Internet, tiene un impacto bastante importante en el mercado turístico: una buena cantidad de personas ya no está dispuesta a pagar por algo que hace unos años era un gasto obvio. Así, por ejemplo, ciertos puestos de trabajo van a comenzar a estar en riesgo, si es que ya no lo están.

Hace un tiempo, escribí acerca de algunas localidades en el noroeste de Argentina, donde se planteaba la necesidad de “correr a los mochileros locales”, que tienen poca capacidad de gasto, en beneficio del turismo internacional. Algo así no me parecía correcto. El punto era lograr un equilibrio, en el cual estas localidades pudieran planificar adecuadamente la llegada de mochileros locales y brindarles un lugar, a la vez que cuidaban a esos “turistas internacionales” que tanto los beneficiaban. Porque tampoco se les podía decir que se dedicaran sólo a los mochileros que gastaban poco, porque sería el pueblo el que al final debería mantener la infraestructura, limpiar la basura, pagar los impuestos y otras cosas. “Alcanzar el equilibrio” significa, entre otras cosas, no recurrir a las soluciones policiales de algunas localidades argentinas, que procedían sin más a expulsar a cualquiera que no pudiera pagar por la noche las altas tarifas de los hoteles.

¿A qué venía lo del noroeste argentino? A que los cambios de circulación de la información deberían llevarnos hacia un nuevo equilibrio. De la misma manera en que hace 20 años viajar tenía costos que hoy no pagaríamos, tampoco es posible exigir a un destino que acepte, alegremente, que debe resignarse a la llegada de turistas que no van a dejar dinero en el lugar, pero si van a usar la infraestructura. Y el tema va más allá, porque afecta al mercado laboral ligado con el turismo, como las agencias de viajes, los hoteles, etc.

Seguramente, como viajero, es mucho más fácil decir “yo viajo barato y que los demás revienten”. Pero los cambios profundos que vamos a ver en el mercado de turismo en los próximos años no permiten tener una mirada tan simple. El problema es como lograr que, por un lado, todos tengamos la posibilidad de viajar, pero a la vez eso no implique transferirle mayores costos a un tercero. Si bien ya hacemos esto -cuando viajamos en avión usamos uno de los medios de transporte más contaminantes, pero el costo del deterioro ambiental lo pagan todos, viajen o no. Si una porción sustancial de los consumidores asume que no necesita pagar por hoteles, guías de viaje, contenidos, entre otras cosas, es evidente que una buena parte del mercado turístico va a desaparecer o se va a ver profundamente alterada. Hay salidas -viajes especializados, hoteles de “experiencias”, planificación adecuada del gobierno y tantas otras propuestas- pero habrá que ver cuán rápido pueden anticiparse al cambio de la actitud de los consumidores.

Aquí se abren dos temas para futuras entradas. El primero, sobre el traslado de partes de los costos reales de un viaje a un tercero, como el caso ejemplificado de vuelos aéreos. El segundo, acerca de las políticas públicas como una forma de tener un turismo económicamente equilibrado para un destino. De todos modos, tomen esto como un punteo de ideas y tendencias, porque evidentemente hay muchos de estos puntos que merecer ser discutidos con mayor profundidad y ser cotejados con datos y cifras.

La imagen que abre la entrada fue tomada por 4ocima y publicada en Flickr bajo licencia Creative Commons Attribution.

Leer Más

Temporada de eventos

Se acerca el verano en el cono sur, y ahora comienzan a darse toda una serie de eventos para el mercado turístico, al menos en Argentina. Hoy, por la mañana, voy a estar en Sabre Travel Forum 2008, donde van a discutir temas relacionados con el mercado de viajes y la economía. Sabre es uno de los principales actores del mercado de distribución global de pasajes y paquetes turísticos (GDS por sus siglas en inglés), junto a Amadeus, Galileo y Worldspan, entre otros. Es un servicio orientado a las agencias de viajes, especialmente pensado para el tema de reservaciones. En el mercado minorista son dueños de Travelocity. Si puedo, voy a publicar algunas cosas desde el evento.

Y entre el 1 y el 4 de noviembre se va a desarrollar en Buenos Aires la Feria Internacional de Turismo de América Latina. Ya me llegó la acreditación, así que supongo que el martes 4 iré por allí a ver que ofrecen este año las empresas de turismo.

Leer Más