Las fotos y los turistas

Puente Karlovy

La mayor parte de las personas que hacen turismo tienden a elegir lugares que son seleccionados por mucha gente. Son, justamente, los destinos llamados “turísticos”. Y ese conocimiento es casi una obviedad; si me voy de paseo por, por ejemplo, Praga, sé que voy a encontrar a muchos otros turistas como yo en las calles.

Pero esa obviedad es pasada por alto por muchas personas en un momento determinado: cuando sacan fotos. Si un turista como ellos aparece en sus fotos de monumentos o sitios, consideran que esa imagen tiene menor valor, o incluso que se ha arruinado. La pregunta es simple: ¿qué es lo que hace que una foto sea más valiosa cuando no aparecen otros que son como nosotros? O sea, otros turistas.

Es como un impulso antimoderno; necesitamos recrear la ilusión de que nos encontramos solos en lugares hermosos y significativos. La presencia de ese otro que es igual a nosotros, y que está allí con los mismos motivos, arruina esa sensación de originalidad e individualidad. Los necesitamos fuera de la imagen para no recordar que, en el fondo, somos uno más de tantos.

La obsesión por quitar a otros de nuestras imágenes de viajes es tan fuerte que incluso existen programas como Tourist Remover, que eliminan a “esos intrusos” de nuestras fotos. Y esos programas se venden porque damos por sentado, simplemente, que nadie quiere ver a otros como nosotros en nuestras fotos. El turista no quiere ver otros turistas en sus imágenes. Para recrearse como único y original, hay que recurrir al artificio de hacer fotos de sitios y lugares donde nadie aparezca, algo que lograremos por casualidad, por paciencia -al esperar que el espacio se vacíe de otros turistas como nosotros- o por software.

Puedes dejar tu comentario con sólo usar tu usuario en Facebook, Google+ o Disqus (tienes que estar autenticado a esos servicios para ver la opción de comentar). Si usas el formulario de Wordpress, te llegará un correo electrónico a la dirección que indicaste para certificar tu identidad y evitar el spam.

14 comentarios

  1. maratial says:

    Jorge coincido en la opinión respecto al no querer a otros turistas en nuestras fotos, pero en realidad esa es la fantasia que compramos (como ser flacos como las modelos), o acaso vos irías a las piramides de Egipto si las ves atestadas de gente y vendedores ambulantes o macdonals en la puerta? o a machu pichu nublado y repleto de turistas en cada espacio disponible.
    La gente nos desesperamos por sentir esa sensación de que somos los unicos que hemos visto esa belleza, y eso es lo que los catalogos de viajes (cual catalogos de moda) nos muestran cada vez que hay un lugar al que quieren que vayamos, solo basta mirar las fotos del suplemento turismo de Clarin, donde todos los sitios son impolutos, y las fotos tomadas hace mil años nos descubre un lugar virgen sin nadie que moleste nuestra visión del lugar, lastimas que cuando vamos alla nos enteramos que hemos sido timados emocionalmente.Creo que eso es lo que nos tratamos de negar a nosotros mismos cuando vamos a un lugar, para recordar y afirmar a nosotros o a los otros que hemos sido los unicos que fuimos a tan bello lugar.. Saludos

  2. Mariana says:

    Es cierto Jorge, algo de eso hay cuando vamos a una ciudad que no es la nuestra…
    Personalmente tuve que sacar fotos de los distintos barrios de Buenos Aires para el site donde trabajo. Fui una turista local…la percepción de los lugares fue absolutamente diferente, me limité a disfrutar y decidí perderme en las calles porteñas cual flaneur…en algunas oportunidades fui con un compañero y le pedía que me saque fotos en el Puente de La Mujer, en Caminito, en La Plaza Dorrego, etc…y me pasó lo contrario, quería que salgan los turistas de fondo. Más que negarlos, necesité su presencia para afirmar “vos estás acá pero esto es mío” o algo así…La verdad, no me había detenido a pensarlo y me lo disparaste…voy a seguir pensándolo.
    Salutti!

  3. OLEOPOLIS says:

    Es curioso lo que comentáis y de alguna manera no excluye otas miradas. Para los monumentos prima la mirada romántica del descubridor solitario, sin embargo las postales playeras de las primeras décadas del siglo pasado removieron a los turistas mismos dentro de las fotos, en el turismo rural entraron los aldeanos, en los pasiajes exóticos el “aborigen” se torna protagonista … Creo amigos que el alma de la fotografía lo admite todo. Quitar y poner, depende del momento. Es lo que hacen algunos divorciad@s sobre las fotos del que fuera album familiar. Saludos

  4. beto says:

    Qué cierto es esto. Daría para un análisis sociológico…

    De mi viaje por Buenos Aires tengo un par de fotos que me encantan… pero después me dí cuenta que capté igualmente y sin darme cuenta, un par de turistas que tuvieron la misma idea. Por suerte que soy habildoso con el Photoshop y logré “desfacer el entuerto” :D

  5. Jorge Gobbi says:

    Gracias a todos por sus comentarios. Hay una tensión entre la individualidad y el viaje que, creo, se refleja en esa manía de no querer turistas en muchas de nuestras fotos. Aunque en los últimos años me he dedicado a capturar imágenes sin esa pretensión premoderna de creerme el único que anda por allí de paseo :)

  6. Marce says:

    Yo prefiero sacar fotos sin nada de gente,ni yo misma…
    aunque saque cientos de fotos en un viaje….en las que yo aparezca serán las menos,tal vez una por ciudad,como para tener la prueba que estuve allí….¿seré una antisocial?

  7. Angeles says:

    Coincido con Maratial… los medios impusieron este esquema. Cuando ves el suplemento de viajes o turismo, cuando lees revistas del tema, incluso en las guías turísticas… las fotos son “vacías”. El objeto es el monumento, la plaza, la catedral, el museo, la montaña. Impolutos y solitarios. Como esperandote…

    En Giza, como bien dijo alguien, no se puede sacar fotos ni de la esfinge ni de las pirámides sin tener a los cientos de vendedores ambulantes o camelleros sumados a los miles de turistas. Y sin embargo… las fotos e imágenes que ves de las 3 pirámides juntas tanto en medios gráficos como en los canales de TV … son siempre “al vacío”… ni siquiera te muestran que, cruzando la calle que esta frente a la esfinge HAY UNA CIUDAD REPLETA DE GENTE Y TRAFICO!!

    Creo que las fotos con gente APORTAN más. Sobre todo en mi caso que me voy al c… del mundo. Lugares donde la gente teme ir por asumir que “no hay nadie”. Abre las puertas a muchos de que “está lleno de turistas”, de que “se puede viajar”…

    Mi voto: +1 a fotos con turístas!!!

  8. Jorge Gobbi says:

    Seguramente los medios tienen bastante que ver con el tema de “no turistas en las fotos”, pero cuestiones como la individualidad son tan viejas como la modernidad. A esta altura, a mí me gustan más las fotos con turistas porque me permiten pensar sobre cuestiones que van más allá de los atractivos turísticos, y que relacionan con los usos del espacio urbano.

  9. martin says:

    No veo que problema podeis tener en que en alguna foto salga alguna persona que ha tenido la misma idea de visitar ese lugar que tuviste tu.Seamos un poco mas sociables y pensemos que formamos parte de un todo y cuidemoslo, pienso que debemos ser amables con nosotros mismos y con los demas, solo asi podremos avanzar.Paz y Amor a todos colegas

  10. A mi manera de ver, el lugar con gente (turistas y locales) enriquece mucho a la fotografía. Muestra que pasa en ese lugar y creo que hace de ella un registro aún más interesante e irrepetible. Es como que una imagen con gente marca aún más el “aquí y ahora” del momento y lugar en el que fue captada.

    Y por el contrario una foto que me muestra el lugar sin esa gente me parece una más de catálogo.

    De todas maneras ir siempre a esos lugares catalogados como “destinos turísticos” quitá un poco lo apasionante de redescubrir sitios, que muchas veces pasamos por alto al no estar tan promocionados por el bombardéo publicitario.

  11. martin says:

    Siempre en los numerosos viajes que he realizado he ido y me he encontrado con otras personas que como yo estaban absorbiendo conocimientos de todo lo que veiamos,creo que borrarlas de las fotos seria como si todo lo que estabamos viendo solo fuera para una sola persona, el que hace la foto, y eso seria egoismo puro.De cualquier modo ya vale de este tema no?estoy a vuestra disposicion para informaros de cosas sobre el sudeste asiatico, america central, peru, venezuela,brasil.Cosas que he visto y que tambien son para vosotros.paz y amor colegas

  12. Alberto says:

    Hay ocasiones en que para mi las personas forman parte de este “paisaje” que quiero fotografiar, y no sólo en un entorno urbano donde las personas “son” parte del paisaje, sino también en un entorno natural. El tema es cómo las integro al cuadro. En otros casos no quiero personas, sólo la naturaleza prístina. Todo depende creo yo del objetivo que busque al tomar una foto.
    Saludos,
    Alberto

  13. juan manuel says:

    hace una semana me pasó que, estando por primera vez en la Fontana Di Trevi, me resulto mas atractivo sacarle una foto a la impresionante cantidad de turistas que había con la fuente de fondo, que a la fuente con las personas merodeando. De hecho la fuente se adivina detrás de la gente.

  14. yolodigo says:

    miren yo creo que es depende de que es lo que se trata mostrar, o el paisaje, o uno como para decir que ha estado alli o con la gente que habita ese lugar que mejor y completo de eso creo que es bueno tener varias escenas y no discriminar a nadie ya que somos diferentes culturas y esta muy bien arender a veces las cosas buenas de los demas que nos hacen mas discapcios.

Los comentarios están cerrados.

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...